Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

Si vivir en una isla privada flotante ecológica y completamente autusuficiente hubiera resultado inimaginable hace unos años, hoy día este proyecto es toda una realidad. Amillarah Private Islands es la promotora encargada del diseño de estos paraísos portátiles que comercializa la inmobiliaria de lujo Christie’s International aunque está claro que, al menos por ahora, no serán accesibles a todas las personas y su precio, aunque no es público, será desorbitado.


Los islotes flotantes que proyecta esta empresa están diseñados por el famoso arquitecto holandés Koen Olthuis para durar al menos 100 años y son totalmente autosuficientes y sostenibles. Además, todas las energías del complejo son renovables, los materiales con los que se construyen son ecológicos y el casco de cada isla artificial está diseñado para generar un ecosistema en la que puedan desarrollarse las especies marinas.

Las primeras de estas islas personalizadas estarán situadas en las Islas Maldivas donde la promotora ya ha firmado un acuerdo con el gobierno local para desarrollar diez de estos paraísos. También en Dubai y en Miami se están planificado desarrollos del mismo estilo, si bien en los Emiratos Árabes ya se han desarrollado iniciativas similares, aunque estáticas, en forma de grandes islas comunitarias artificiales.

El proyecto de Amillarah Private Islands va mucho más allá y cuenta con las ventajas de poder diseñar una isla flotante propia totalmente autosuficiente, eligiendo su tamaño, la forma, el estilo de las construcciones y edificios, y poder transportarla allí donde se quiera. Por si esto no fuera poco, los islotes están libres de impacto ambiental y protegidos del aumento del nivel del mar, entre otras muchas ventajas.

Una casa flotante reciclada

De manera mucho más modesta, aunque inspirada en los mismos principios de autosuficiencia y sostenibilidad, el arquitecto británico Richard Sowa ha fabricado una isla artificial construida con materiales reciclados y soportada por bolsas que contienen 250.000 botellas de plástico vacías, cuya estructura fue realizada con pallets de madera, bambú y arena.

La casa fabricada sobre la isla artificial cuenta con varios pisos que se alimentan con placas solares, tres duchas, una cocina, dos dormitorios y una lavadora que funciona con la energía de las olas. El cuarto de baño funciona como una máquina de compost seco ecológica y para usar menos agua, Richard Sowa la recoge de la lluvia y la canaliza por toda la vivienda.

El arquitecto ha desarrollado este interesante proyecto en la costa caribeña de México, al sur de Cancún, desde el año 2008, y la isla continúa ampliándose a base de más botellas de plástico. Así, después de varios intentos que fueron destruidos por las inclemencias del tiempo, Richard Sowa ha conseguido vivir de manera casi autosostenible en esta pequeña utopía flotante que además cuenta con piscina y vegetación incluida.

Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de los residuos de envases de vidrio en España, ha convocado la XVIII edición de sus Premios Periodísticos, una convocatoria pionera en reconocer la labor medioambiental de los periodistas y medios de comunicación de nuestro país.


El objetivo de estos galardones es promover y reconocer la divulgación de valores medioambientales, sostenibilidad, economía circular y reciclado en general. En este sentido, los galardones se asientan en el convencimiento de la compañía de que, a través de la información, la sensibilización y la llamada a la acción a los ciudadanos es posible generar hábitos que permitan construir un futuro más sostenible para todos.

En este caso se trata de una edición de los premios especialmente representativa para Ecovidrio ya que se cumplen 20 años de la aprobación de la Ley de Envases y Residuos de Envases en España. Este hito legislativo supuso el nacimiento del sistema actual que garantiza un servicio de reciclaje de vidrio público y universal para todos los ciudadanos.

Los participantes pueden presentar hasta el 15 de noviembre de 2018 artículos, reportajes, vídeos, infografías, fotografías, aplicaciones, posts, tuits y campañas digitales, publicados entre el 1 de octubre de 2016 y el 30 de septiembre de 2017, en cuatro categorías: ‘Televisión’, ‘Radio’ y ‘Prensa: impresa y digital’, y ‘Mejor campaña 2.0’. Para participar, los candidatos deberán cumplimentar el formulario de inscripción ubicado en el blog de Ecovidrio. El ganador de cada una de estas cuatro categorías obtendrá un premio de 3.000 euros.

Además, como en las anteriores ediciones, Ecovidrio otorgará el galardón a la ‘Personalidad Ambiental del Año’, como agradecimiento al compromiso personal y profesional con el medio ambiente de personajes públicos. En la edición pasada Ecovidrio reconoció a la Dra. Jane Goodall, Mensajera de la Paz de las Naciones Unidas, una de las mujeres más influyentes del s.XXI por sus investigaciones sobre primates, su activismo medioambiental y la protección de los ecosistemas.

Asimismo, la entidad entregará el galardón ‘Mayor Impacto Ciudadano’ a la iniciativa que haya contribuido a la movilización o concienciación de la ciudadanía, así como al desarrollo sostenible, el cuidado del medio ambiente, o que haya impulsado los valores de colaboración y economía circular. La plataforma colaborativa de automóviles eléctricos, Car2GO, fue el galardonado en esta categoría por su contribución a la movilidad sostenible y el cuidado del medio ambiente.

El jurado de los XVIII Premios Periodísticos Ecovidrio está compuesto por representantes de las administraciones públicas, profesionales del sector ambiental y de los medios de comunicación, así como por representantes de Ecovidrio, que valorarán la relevancia de las piezas que concurran en esta edición. El acto de entrega de los galardones tendrá lugar en Madrid, en una fecha próxima por determinar, y contará con la presencia de autoridades institucionales y personalidades relevantes del sector.

Publicado en Campañas

Con bambú como único material para la estructura, la escuela internacional Panyaden, en la provincia de Chiang Mai, al norte de Tailandia, acaba de inaugurar un pabellón deportivo de 782 metros cuadrados con capacidad para 300 personas.


El espectacular edificio, que se integra de manera natural en el entorno sobre el que se encuentra construido, cuenta con un consumo energético casi nulo y está diseñado para resistir los huracanas y los fuertes vientos que soplan en la zona, todo ello sin incorporar un solo refuerzo de acero.

La empresa especializada en arquitectura de bambú y tierra, Chiangmai Life Architects, dirigida por los arquitectos Markus Roselieb y Tosapon Sittiwong, creó un edificio con un diseño artístico muy especial, que se basa en la flor de loto, y una artesanía detallada, en el que se han cuidado al extremo aspectos como las cargas o las tensiones, siguiendo las prácticas de la ingeniería del Siglo XXI.

Este edificio multiusos de 17 metros de alto por 17 metros de ancho está construido con infinidad de arcos de bambú y dispone de espacio para practicar distintas disciplinas deportivas como fútbol sala, voleibol, baloncesto y bádminton, además de otras dependencias como un escenario, vestuarios y almacén.

El techo del pabellón deportivo cuenta con aperturas que permiten la entrada de luz natural y su ventilación. Además, tanto su diseño como el propio material que le da forma, contribuyen en la climatización natural de este edificio, que mantiene la temperatura durante las distintas estaciones del año.

Este edificio único es una pieza más que encaja a la perfección con la filosofía de la Panyaden International School, un colegio tailandés para preescolar y educación primaria que integra los principios budistas, pero también el bilingüísmo y la sostenibilidad. Por ello, esta escuela también forma y educa en términos de sostenibilidad y lo hace en un conjunto en el que todo está construido bajo los principios de respeto al entorno y de bajo consumo energético.

De este modo, todos los edificios de esta escuela están construidos con bambú y tierra. A esto se suma la preferencia de la ventilación y los aislantes naturales frente al aire acondicionado, además de una planta de biogás y de espacios para el cultivo libre de fertilizantes químicos o pesticidas.

Varias generaciones de estudiantes podrán disfrutar del pabellón, tanto en la temporada de lluvias como durante los calurosos días de verano, puesto que, la ventilación natural y el aislamiento aseguran que el espacio permanezca fresco durante todo el año, mientras que el bambú expuesto ofrece una presencia estructural estéticamente agradable.

El plástico está considerado uno de los materiales que más tiempo tarda en degradarse. Dependiendo del tipo de objeto que se produzca con él, su eliminación total puede oscilar entre los 100 y los 1000 años.

Por este motivo, resulta indispensable comenzar a crear nuevos materiales que traten de sustituir a este tan perjudicial para la sostenibilidad del planeta. Pedram Zolgadri y Carolin Fiechter están contribuyendo en este sentido, pues han ideado una vajilla biodegradable que puede ser usada fuera de casa y que no contamina ni genera basura.

La empresa Leaf Republic, ha sido la encargada de poner en marcha este proyecto. Desde su página web oficial establecen que uno de sus principales objetivos es la creación de una empresa sostenible y social. Asimismo, esperan que su modelo de trabajo se extienda por el mundo para poder asegurar la sostenibilidad del planeta a través de la reducción de materias de complicada degradación.

En cuanto a la elaboración de esta vajilla sostenible cabe destacar que se lleva a cabo a través de una hoja impermeable y biodegradable que solo necesita 28 días para descomponerse. La materia prima proviene de una vid silvestre que crece en Asia y Sudamérica y no utilizan aditivos sintéticos, colorantes artificiales ni pegamento para su fabricación.

La estructura de la mayor parte de elementos que componen su vajilla es sencilla. Se trata de dos capas de hojas cosidas con fibra de palmera y separadas por una capa de papel impermeable. Una vez realizada su función, estos utensilios pueden ser utilizados para compostar o simplemente esperar a que la naturaleza los descomponga.

Pese a que su precio es aún elevado, alterativas como esta o la elaboración de botellas con bioplástico se postulan como alternativas reales del plástico, esperemos que en un futuro no tan lejano.

Publicado en Separación Selectiva
Página 1 de 16

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849