Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

Canarias será la primera región española en llevar a cabo una estrategia para paliar la utilización de los plásticos de un solo uso, un desafío que supone frenar la contaminación derivada a estos productos, bajo el lema “Cero plásticos de un solo uso en Canarias”. La normativa ya tiene unas bases y desde el pasado 6 de febrero se encuentran a disposición pública para posibles propuestas de mejora.

La Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad ha sido la encargada de elaborar la “Estrategia canaria sobre los plásticos”, junto a la cofinanciación del Programa Operativo FEDER Canarias 2014-2020. El objetivo es ofrecer a la ciudadanía, distribuidores, grandes superficies y al sector público institucional autonómico, una serie de pautas y consejos para conseguir una industria de plásticos inteligente, innovadora y sostenible, donde el diseño y la producción respeten las necesidades de reducción, reutilización y reciclaje, potenciando el crecimiento y el empleo en Europa, reduciendo, a su vez, las emisiones de gases contaminantes y la dependencia de combustibles fósiles.

Los plásticos están presentes en el día a día, gracias a sus múltiples ventajas, algunas como su bajo coste de producción, ligereza, durabilidad, entre otras. Sin embargo, su gran disponibilidad, unido a la dificultad en reciclar bajo el modelo económico lineal “producir, usar y tirar”, lo han convertido en un problema social y ambiental.

Por ello, Canarias se enfrenta a un gran reto, la gestión apropiada del plástico. Su máxima prioridad debe ser el consumo responsable y la prevención en su creación. Pero para poder alcanzar esto, los ciudadanos, el sector agrícola, industrial y de servicios, tienen un papel esencial, con la intención de promover objetivos destinados a reducir su uso y potenciar su reciclaje. Con esto se ayudará a evitar que estos residuos acaben como basura que suponga una grave amenaza ambiental, tanto en el medio terrestre como en el marino y, por ende, para la propia salud humana.

El Gobierno de Canarias le da impulso a esta estrategia, para conseguir que dichos objetivos se concreten, gracias a acuerdos con empresas transformadoras y distribuidoras de las Islas, además de otorgar a la ciudadanía la información y los medios necesarios para adaptar sus hábitos de consumo y mejorar la calidad y cantidad de residuos plásticos recogidos.

Publicado en Campañas

Un material muy utilizado en la construcción y en la decoración es el yeso. Con él, se elabora la escayola, el alabastro y el cemento, además de estar cada vez más demandado para la fabricación de paneles de pladur. Solo en Europa al año se utilizan más de 1.600 millones de metros de pladur para los interiores de edificios.


Pero indudablemente su uso genera residuos. Se estima que los despojos de este material, procedentes de la construcción y la demolición, representan el 30% del total, de acuerdo a los metros cuadrados construidos en los países pertenecientes a la Unión Europea.

Las propiedades naturales del yeso hacen que sea un producto que se pueda reciclar de forma indefinida, ya que su composición química no varía. Sin embargo, gran parte de ellos no se reutilizan.

De este modo, como recoge la Directiva 2008/98/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre los residuos, el nuevo uso de estos materiales no peligrosos de construcción y demolición debe ser del 70% para el 2020, además de la reducción en un 50% en 2025 de la cantidad de estos en el vertedero.

En varios países, fabricantes de pladur y empresas de reciclaje y demolición, llevan a cabo medidas para fomentar la reutilización y trabajar así en un modelo sostenible. En algunos de los casos, separan el papel y el polvo del pladur para su nuevo uso. Pero, para ello, es necesario una colaboración desde su demolición hasta su nueva producción. Bajo las condiciones ideales, se ha logrado que el 30% del yeso reciclado se utilice sin generar ningún efecto adverso en la calidad del material.

Además, se aplican técnicas como la deshidratación de este material, para reconvertir el yeso endurecido en conglomerante a base de yeso, sulfato cálcico hemihidratado y molienda, con el objetivo de obtener un polvo fino que, al ser mezclado con agua, sea moldeable durante cierto tiempo, antes de su endurecimiento en la misma forma química inicial. Se ha comprobado que mediante estas técnicas, la calidad del producto no varía.

Con esto se pretende conseguir la preservación de los recursos naturales, eliminándolo, a su vez, de los vertederos y volviéndolos a introducir en el mercado en unas condiciones óptimas. Pero todo ello es posible gracias a la utilización de la tecnología de separación avanzada de los materiales procedentes de la construcción y demolición. Sin este proceso, la calidad del producto reciclado no sería la adecuada.

Los legisladores de la Unión Europea han acordado, a finales del pasado mes de octubre, prohibir los plásticos de usar y tirar más ampliamente utilizados. Esta directiva busca desterrar concretamente los bastoncillos de algodón, los cubiertos, los platos, las pajitas, los agitadores de bebidas y los palitos de globos de plástico.

En el último momento, se han incluido también en la prohibición los productos fabricados con plásticos oxo-degradables, por no ser biodegradables, y algunos envases de poliestireno para comida inmediata como corcho blanco.

Estas medidas vienen dadas por la creciente cantidad de basura plástica dañina esparcida por los océanos y playas, cuyo proceso de descomposición es muy lento, lo que hace que se acumule y que incluso llegue a ser ingerido por animales marinos, los que quizás acaben en nuestros platos.

Así, nos encontramos ante un problema creciente que tiene un grave impacto medioambiental y económico y, además, dañino tanto para los animales como para las propias personas.

Otra de las medidas aprobadas en la institución europea fue la reducción del uso de productos plásticos contaminantes para aquellos donde no existe ninguna alternativa, de al menos un 25% para 2025, como por ejemplo envases para alimentos y vasos. Otros productos, como las botellas para bebidas, deberán separarse adecuadamente y su nivel de reciclaje deberá ser de un 90% en ese mismo año.

Para llevar a cabo este tipo de obligaciones es primordial que los Estados miembros conciencien a los consumidores del impacto negativo de la basura plástica, así como de los sistemas de reutilización disponibles y de las opciones de gestión de residuos.

Publicado en Campañas

Con frecuencia aparecen informaciones en todos los medios de comunicación sobre los problemas derivados del exceso de plásticos, de la dificultad de su reciclaje y de los daños que ocasiona este material al medio ambiente, tanto terrestre como marino.


En Europa, cada persona genera unos 500 kilos de basura al año, mucha de ella, plásticos. De hecho, las normativas cada vez se van endureciendo más y ya se está empezando a prohibir la fabricación de numerosos productos elaborados con plásticos, puesto que tardan muchísimo en degradarse.

Por otra parte, en el hogar muchas veces no se conoce la manera correcta de reciclar. Conscientes de este problema, la firma finlandesa Niimar, una empresa familiar que emplea plásticos reciclados para fabricar muchos de sus productos, propone soluciones de almacenaje eco sostenibles, válidas tanto para casa como para la oficina. Precisamente una de estas soluciones es Ecosmol, un mueble diseñado para separar el plástico, el cartón o papel, y el vidrio, elaborado en madera finlandesa de abedul.

Ecosmol es un mueble multiuso y, además de emplearse para reciclar, también se puede utilizar como mesita o como banco para sentarse. Sin embargo, lo que realmente hace especial a esta papelera de reciclaje es que sus distintos compartimentos son lavables, para evitar, precisamente, el uso de bolsas de plástico en su interior.

Otra característica novedosa de Ecosmol es que su espacio total puede dividirse en varias dependencias con trampillas verticales, dependiendo del las necesidades de reciclaje de cada persona y de cada momento.

Ecosmol se convierte así en la primera estación de reciclaje de residuos secos pensada para las viviendas de diseño urbano y también para hoteles, oficinas, cafeterías y tiendas que buscan promover la sostenibilidad a través del reciclaje, sin renunciar a su estética.

Niimar también fabrica otros objetos con maderas y plásticos reciclados como artículos de iluminación, accesorios del hogar y complementos de moda y para animales. La empresa no tiene un catálogo muy extenso de productos porque su filosofía es la de crear solo artículos que sean útiles y de materiales sostenibles, siempre fabricados con cabeza y con un fin útil.

Página 1 de 5

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849