Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

Digimet, una empresa tecnológica de Irún, ha patentado y puesto en funcionamiento un horno industrial capaz de reciclar hasta 10.000 toneladas de polvo de acero al año.


El desarrollo de este modelo ha contado con el apoyo del departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, al ser uno de los proyectos seleccionados en la convocatoria 2015 de Proyectos demostración en Economía Circular.

En la elección de este proyecto se tuvo en cuenta la disminución del transporte de residuos peligrosos por su tratamiento in-situ y por la posibilidad de recuperar y reciclar las cantidades tan grandes de polvo de acería que permite esta patente.

De este modo, y tras dos años de trabajo en su planta de Irún, Digimet pretende convertirse en referente mundial en el tratamiento para polvos de acería, haciendo de un problema medioambiental una oportunidad de negocio.

El polvo de acería es, por volumen, el mayor residuo sólido peligroso generado por la industria siderúrgica. Su gestión supone un coste muy elevado para las acerías, ya que está clasificado como residuo peligroso, y no se puede depositar en vertederos sin tratarlo previamente por gestores de residuos autorizados en plantas centralizadas de tratamiento.

El proyecto de horno patentado por Digimet permite el tratamiento de los polvos de acería en la propia planta productiva de acero, de forma autónoma al proceso productivo de industrial del acero, mejorando la recuperación de los materiales valorizables, frente a las tecnologías actuales, y sin generar residuos.

De esta manera Digimet convierte en subproducto valorizable lo que hasta ahora era un residuo a gestionar. Entre otras ventajas de este sistema de recuperación también destacan su flexibilidad operativa, el tamaño reducido de la instalación necesaria para su desarrollo, su eficiencia energética y su modularidad.

Un Acuerdo Global para erradicar el desperdicio y la contaminación por plásticos desde la raíz ha sido firmado recientemente por más de 250 organizaciones entre las que se encuentran los productores, marcas, minoristas, recicladores y negocios más importantes del mundo.

El Acuerdo Global de la Nueva Economía del Plástico está liderado por la Fundación Ellen MacArthur, en colaboración con la ONU Medio Ambiente, y entre los firmantes se incluyen compañías que producen el 20% de todos los envases de plástico a nivel mundial.

Entre estas empresas se encuentran algunas tan destacadas como Danone, Grupo H&M, L’Oréal, Mars, Incorporated, PepsiCo, The Coca-Cola Company y Unilever, así como los principales productores de envases, como Amcor, otros fabricantes de plásticos, como Novamont y el especialista en gestión de recursos Veolia.

El Acuerdo Global y su visión de una economía circular para el plástico está apoyado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y ha sido respaldado por el Foro Económico Mundial (WEF), el Foro de Bienes de Consumo (GCF), organización dirigida por un CEO que representa a unos 400 minoristas y fabricantes de 70 países; y 40 universidades, instituciones y académicos.

Más de diez instituciones financieras que administran más de 1.5 billones de dólares en activos también han respaldado el Acuerdo Global, y más de 200 millones de dólares han sido prometidos por cinco fondos de capital de riesgo para crear una economía circular para el plástico.

El Acuerdo Global tiene como objetivo crear una nueva regulación para los envases de plástico. Los objetivos se revisarán cada 18 meses y serán cada vez más ambiciosos en los próximos años. Las empresas que firmen el compromiso publicarán datos anuales sobre su progreso para ayudar a impulsar la iniciativa y garantizar la transparencia.

Dichos objetivos incluyen eliminar envases plásticos innecesarios y problemáticos, y pasar de envases de un solo uso a modelos de envases reutilizables; innovar para garantizar que el 100% de los envases y empaquetados de plástico se puedan reutilizar, reciclar o compostar de forma fácil y segura para el año 2025; así como aumentar significativamente la circulación de plásticos que han sido reutilizados o reciclados y convertidos en nuevos envases o productos.

En España y en el resto de Europa se reciclan más envases de acero que nunca, según datos de la Asociación de Productores Europeos de Acero para Envases.

Las últimas cifras reflejan que las tasas de reciclaje de envases de acero han alcanzado en el territorio europeo un valor récord del 79,5%, de modo que casi ocho de cada diez envases de este material que se compran en el continente se recuperan, se reciclan y se emplean para fabricar nuevos productos de acero.

De este modo, el acero se posiciona como el material de envasado que más se recicla en Europa. Según estos datos, Europa se encuentra muy cerca del objetivo que se ha marcado el sector de alcanzar una tasa de reciclaje del 80% antes de 2020, un tema en el que ha tenido que ver en gran medida los esfuerzos concertados de la industria, la cadena de suministro y la actuación responsable de los consumidores.

Este nuevo récord en la tasa de reciclaje de envases de acero confirma al acero como el material de envasado más reciclado de Europa por decimosegundo año consecutivo y demuestra que es posible alcanzar una economía verdaderamente circular en la que se reducen los residuos, se ahorran recursos y se cierra el ciclo de recuperación y reciclaje de materiales.

El acero es un material permanente, lo que significa que se puede reciclar infinitas veces sin pérdida de calidad. Gracias a sus excepcionales propiedades de barrera, los alimentos que se envasan en acero tienen un contenido de vitaminas equivalente al de los productos frescos, sin necesidad de utilizar conservantes.

El correcto reciclaje del acero tiene una enorme importancia ecológica y económica. No en vano es el metal más utilizado en el mundo en sectores tan diversos como la construcción, los electrodomésticos o la automoción. El empleo de acero reciclado los procesos de fabricación disminuye el consumo de energía en un 70% y evita la extracción y transporte de nuevas materias primas como hierro y carbón.

Así, por cada tonelada de acero usado que se recicla se ahorra una tonelada y media de mineral de hierro y unos 500 kilogramos del carbón que se emplea para hacer el combustible utilizado en la fabricación de este metal. El uso del agua, otro bien natural cada vez más escaso, también se reduce en un 40% con el reciclaje del acero.

Publicado en Campañas

Ecoembes, la organización medioambiental que promueve la economía circular a través del reciclaje de envases, presentó recientemente en el marco de la XXIV edición del Salón Internacional de la Moda Flamenca (SIMOF), el primer traje de flamenca elaborado con tejidos fabricados a partir de materiales reciclados, que ha sido confeccionado por las diseñadoras Lourdes Montes y Rocío Terry.


Esta iniciativa pretende mostrar de forma tangible y estética cómo el reciclaje puede servir de base para la realización y elección de nuevos tejidos para la confección de prendas de vestir. `Reflejos by Ecoembes´ es el nombre del vestido que ha sido elaborado con tela fabricada a partir de materiales reciclados, principalmente botellas de plástico (PET). Se trata de una propuesta que aúna la tradición de los trajes de flamenca de líneas más puras con la innovación que hay detrás de estos nuevos materiales, demostrando, así, que moda y reciclaje pueden ir de la mano.

Un diseño inspirado en Sorolla

`Reflejos by Ecoembes´ es un diseño blanco enterizo con cuatro volantes que terminan con una tira bordada en color blanco y manga larga hasta la muñeca con acabado también en volantes. Un traje carente de artificios que recuerda a los diseños de la década de los 70.

Para su elaboración, Lourdes Montes y Rocío Terry se han inspirado en el cuadro `Reflejos de una fuente´, de Joaquín Sorolla, una pintura en la que, sobre las aguas tranquilas de un estanque del Alcázar de Sevilla, se refleja la arquitectura del monumento. La luz, el viento, el movimiento de los tejidos y la naturalidad que el pintor recrea en su obra le han servido a las diseñadoras para ponerse al frente de un gran reto creativo e impregnar de tendencia y actualidad el diseño. Como homenaje, el vestido se ha incluido en el cuadro flamenco con el que las diseñadoras sevillanas han presentado su Colección Sorolla dentro de la firma MiAbril, que se basa en la obra del artista como hilo conductor.

Los tejidos reciclados suponen una excelente oportunidad para seguir diseñando desde la responsabilidad y la sostenibilidad. Son telas muy versátiles que funcionan muy bien para confeccionar trajes de flamenca: son muy transpirables y tienen mucho movimiento, algo fundamental a la hora de bailar.

En la presentación del vestido también participó el artista Chema Rodríguez que, además de conducir el acto, fue el encargado de elaborar la pieza que sirvió como eje central del cuadro flamenco, un biombo compuesto por materiales reciclados.

Página 1 de 3

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849