Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

29 Abril 2019

El empresario estadounidense Jeff Kirschner es el creador de Litterati, la aplicación que permite a los usuarios identificar, ubicar y recoger los residuos de sus ciudades, unos datos que, posteriormente, son utilizados para trabajar con las marcas y organizaciones de las que proceden en origen los productos que generan esos residuos, con el objetivo de buscar soluciones más sostenibles.


Litterati surgió durante un paseo en un lago de California en el que Kirschner iba acompañado de sus dos hijos pequeños quienes le advirtieron de un plástico flotando en la superficie. En aquel momento, el empresario recordó sus años de infancia en los campamentos de verano cuando el director, antes de que llegaran los familiares, les animaba a recoger cinco piezas de residuos. De este modo se le ocurrió extender ese sistema a todo el mundo y en su cuenta de Instagram empezó a subir y compartir fotos artísticas de una lata de refrescos, un cigarrillo, un ticket… y, poco a poco, se dio cuenta de que estaba generando una base de datos. Así lanzó su primera app.

Al identificar y geolocalizar la basura que se recoge se obtiene una información valiosa sobre marcas y envases. Con ella se confeccionan mapas de las zonas problemáticas para poder actuar sobre el problema. Más de 110.000 personas de 115 países ya se han descargado la aplicación consiguiendo grandes historias de impacto positivo.

Un ejemplo del éxito que está teniendo esta aplicación se puede apreciar en Holanda donde los usuarios identificaron que el envoltorio de plástico de un caramelo estaba por todas las calles de la ciudad. De este modo comenzó una campaña en la que todos los que encontraban el envoltorio lo capturaban y recogían. Después de dos meses se recogieron 16.000 muestras. Con esos datos fueron a hablar con el máximo responsable de la compañía que se comprometió a crear un tipo de envoltorio más sostenible.

No es el único caso. En la escuela de Fremont, en California, sus estudiantes de quinto grado utilizaron Litterati para etiquetar, mapear y recolectar 1.247 piezas de basura en el campus durante varias semanas. Comprobaron que las pajitas y envoltorios de la cafetería eran el principal residuo. Y pidieron al director que dejara de comprar bebidas con pajitas. Ahora cuentan con un campus más limpio.

23 Abril 2019

Digimet, una empresa tecnológica de Irún, ha patentado y puesto en funcionamiento un horno industrial capaz de reciclar hasta 10.000 toneladas de polvo de acero al año.


El desarrollo de este modelo ha contado con el apoyo del departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, al ser uno de los proyectos seleccionados en la convocatoria 2015 de Proyectos demostración en Economía Circular.

En la elección de este proyecto se tuvo en cuenta la disminución del transporte de residuos peligrosos por su tratamiento in-situ y por la posibilidad de recuperar y reciclar las cantidades tan grandes de polvo de acería que permite esta patente.

De este modo, y tras dos años de trabajo en su planta de Irún, Digimet pretende convertirse en referente mundial en el tratamiento para polvos de acería, haciendo de un problema medioambiental una oportunidad de negocio.

El polvo de acería es, por volumen, el mayor residuo sólido peligroso generado por la industria siderúrgica. Su gestión supone un coste muy elevado para las acerías, ya que está clasificado como residuo peligroso, y no se puede depositar en vertederos sin tratarlo previamente por gestores de residuos autorizados en plantas centralizadas de tratamiento.

El proyecto de horno patentado por Digimet permite el tratamiento de los polvos de acería en la propia planta productiva de acero, de forma autónoma al proceso productivo de industrial del acero, mejorando la recuperación de los materiales valorizables, frente a las tecnologías actuales, y sin generar residuos.

De esta manera Digimet convierte en subproducto valorizable lo que hasta ahora era un residuo a gestionar. Entre otras ventajas de este sistema de recuperación también destacan su flexibilidad operativa, el tamaño reducido de la instalación necesaria para su desarrollo, su eficiencia energética y su modularidad.

16 Abril 2019

Artur Bordalo, más conocido por su nombre artístico, Bordalo II (Bordalo Segundo), es uno de los 10 artistas urbanos más importantes e influyentes del momento, que recorre el mundo intentando transformar la percepción que tienen los ciudadanos sobre los residuos y generar en la sociedad un debate crítico y constructivo sobre este tema.


Para ello, Bordalo II reutiliza todo tipo de residuos como materia prima para confeccionar sus obras artísticas, viejas llantas, objetos metálicos, ruedas, restos de telas, plásticos, maderas, palets…y con todo ello realiza composiciones de gran formato que expone en diferentes lugares de las ciudades de manera permanente. Entre estas obras destacan grandes figuras de animales, como cangrejos, loros, saltamontes, mariposas, osos, búhos, peces, abejas, ratas, caballos, pájaros, escarabajos, etc, además de escenarios y paisajes urbanos elaborados con toda clase de vehículos de transporte.

La filosofía de este artista pasa por no mirar a los residuos como meros desperdicios sino como valiosos objetos con los que generar arte y transmitir mensajes de respeto a la naturaleza y al medio ambiente. Para ello, este creador portugués, que aprendió observando a su abuelo pintar paisajes en su ciudad natal de Lisboa, mezcla el reciclaje artístico con las artes del collage, la escultura, la pintura o el grafiti, plasmándolo tanto en escenarios urbanos como en salas expositivas.

En sus obras, el concepto de reciclaje se aborda desde el punto de vista de la destrucción de la naturaleza, es por eso que el tema central de sus instalaciones son las representaciones de animales salvajes.

Precisamente la obra más reciente de Bordalo II es un escarabajo gigante que ha realizado con materiales reciclados en una de las fachadas del centro de visitantes de Cruz del Carmen, en el entorno del Parque Rural de Anaga. La escultura es un encargo del área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife para concienciar a la población sobre los efectos negativos de los plásticos en el planeta.

La obra representa, a gran escala, un escarabajo Carabus faustus, una especie endémica de los parques rurales de Anaga y Teno que se encuentra en peligro de extinción. Los materiales empleados en el proceso de creación de esta escultura han sido parachoques de vehículos, señalética de tráfico en desuso, contenedores de basura, entre otros elementos. A través de esta composición, se pretende alertar del daño que causa la basura que se genera en el planeta a este tipo de especies, que tratan de subsistir y evitar su desaparición en su ecosistema habitual.

Con la inauguración de este escarabajo, ya son cuatro las obras que el artista callejero ha creado en diferentes puntos de Tenerife con materiales reciclados con el propósito de disminuir el consumismo, fomentar el reciclaje de residuos y evidenciar los efectos de la huella humana sobre el entorno natural.

La primera intervención artística de Bordalo II en toda España tuvo lugar en septiembre de 2017 en el municipio tinerfeño de Los Silos, coincidiendo con el décimo aniversario del Festival Internacional Boreal, donde el artista quiso poner el acento sobre una especie en peligro de extinción realizando un gigantesco guirre con residuos, desechos y materiales en desuso.

15 Abril 2019

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en colaboración con la Asociación Canarias Sostenible y Verde, desarrollará durante esta semana una experiencia piloto de sensibilización sobre reciclaje en la playa de Las Teresitas. Este punto del litoral del municipio será el único punto de la capital en el que se desarrollará la campaña ‘Cada lata cuenta’, que servirá como banco de pruebas para el diseño de la acción que se llevará a múltiples playas de Canarias durante este verano.


El séptimo teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa, indica que el objetivo “es aprovechar la gran afluencia de usuarios durante la Semana Santa para concienciar sobre el reciclaje y alertar sobre la problemática de los residuos en la playa y el peligro de que estos acaben finalmente en el mar”.

“Esta acción –prosigue el edil– pretende crear conciencia no solo recoger los residuos que generamos, sino también reciclarlos y colocarlos luego en el contenedor adecuado”.

Correa agradeció a la Asociación Canarias Sostenible y Verde “la elección de la playa de Las Teresitas como uno de los puntos en los que se desarrollará esta iniciativa piloto” y agregó que los voluntarios de esta organización “recorrerán la playa con mochilas recolectoras de latas y envases para sensibilizar a los bañistas y hacer que estos acaben depositando los envases, de manera correcta, en el contenedor amarillo para su posterior reciclaje y reutilización”.

‘Cada lata cuenta’ es un programa de sensibilización medioambiental en torno al reciclaje de latas de bebidas que está presente en 14 países europeos. Surgió en Reino Unido en 2009 en Reino Unido y la primera experiencia en España tuvo lugar en 2015, llevando a festivales, ferias y espacios públicos un mensaje de reciclaje y economía circular de los envases metálicos.

Las latas de bebidas están compuestas de metales, aluminio y acero. Estos materiales son permanentes y pueden ser reciclados una y otra vez para convertirse nuevamente en latas o en parte de otros objetos como bicicletas o componentes de satélites. Reciclar latas de bebidas ahorra energía, materiales y agua, lo que contribuye también a la protección del medio ambiente.

08 Abril 2019

Los materiales compuestos de fibra de carbono son muy utilizados en diversos sectores industriales como el aeronáutico, la automoción o las energías renovables, debido a que presentan unas propiedades mecánicas muy similares a las de muchos metales y, al mismo tiempo, resultan mucho más ligeros.


Sin embargo, el uso de estos materiales genera los consiguientes residuos, que pueden ser derivados de la propia fabricación de los componentes de los aviones, aerogeneradores, chasis de vehículos, bicicletas, etc, o pueden ser generados al finalizar su vida útil, por ejemplo, al reciclar las partes de todos estos productos compuestos de fibras de carbono.

En este sentido, un grupo de profesores e investigadores del departamento de Ingeniería Química y del Medio Ambiente de la Universidad del País Vasco ha patentado un método para reciclar el 100% de los residuos de materiales de fibra de carbono.

Los productos elaborados con fibra fibra de carbono se componen principalmente de filamentos de carbono impregnados y aglomerados con una resina y, hasta el descubrimiento de este método, el reciclado de estos materiales era muy difícil de realizar por tres motivos fundamentales.

En primer lugar, la gran mayoría de dichos productos están formados por resinas que no se funden por aplicación de calor, por lo que no se pueden volver a moldear. Por otra parte, están compuestos por múltiples ingredientes de naturaleza muy diversa como resina, fibras, aditivos de relleno, etc. Y, en tercer lugar, pueden estar mezclados o llevar incorporados otros materiales como insertos metálicos, film termoplástico protector, pinturas, etc. Tres aspectos que dificultan su proceso de reciclaje.

Hasta la aparición de este método, en las plantas de recuperación de las fibras de carbono se separan las fibras de la resina a través de un proceso térmico (pirólisis) que hace que dicha resina se descomponga, formando vapores, y las fibras queden libres de la matriz, lo que permite su recuperación. Sin embargo, en estas plantas, los vapores de la descomposición de la resina son eliminados por incineración, sin aprovechar su valor y con el consiguiente problema de emisiones contaminantes.

La patente publicada por el grupo de investigación de la Universidad del País Vasco define un método para tratar estos vapores de forma que, a partir de ellos se pueda obtener un gas valioso con una alta proporción de hidrógeno, lo que permite la separación de este compuesto y su venta.

En consecuencia, este método patentado permite la revalorización de la resina polimérica y no solo de la fibra de carbono, tal y como se hace actualmente. Por tanto, se trata de un sistema que mejora el estado de la técnica actual y la hace más rentable y sostenible, que se puede instalar en las plantas actuales de tratamiento de residuos o incorporarlo en nuevos diseños.

01 Abril 2019

Actualmente las botellas de vino practicamente no se reutilizan en ninguno de sus canales de distribución, como si que ocurre en otros sectores de bebidas, caso de los envases de refrescos o de cervezas. Una vez que se consume el vino, lo habitual es depositar la botella en el contenedor de vidrio para su posterior reciclaje.


En este contexto surge Rewine, un proyecto de la Unión Europea, dotado con un presupuesto de 991.000 euros, que pretende promover la recuperación y reutilización de botellas en el sector del vino para reducir la generación de residuos, los gases de efecto invernadero y ahorrar costes a las bodegas. Este proyecto también pretende identificar las oportunidades y barreras de la reutilización, para evaluar su viabilidad técnica, ambiental, social y económica.

El primer paso para el desarrollo de este proyecto es la puesta en marcha de una prueba piloto que se está desarrollando desde el pasado año en Cataluña con la colaboración de varias bodegas y que, en junio de 2019, prevé recuperar unas 100.000 botellas.

Con la puesta en marcha de esta iniciativa, además, se evitará la generación de aproximadamente 45 toneladas de residuos de envases de vidrio. En este sentido, desde octubre del pasado año, el proyecto ya ha conseguido dar una segunda oportunidad a cerca de 50.000 botellas.

La prueba piloto tiene en cuenta todo el ciclo de la botella, desde su lavado, etiquetado, embotellado y distribución en el mercado hasta su recolección a través de las mismas bodegas, centros de recogida, restaurantes y tiendas involucradas, fomentando la devolución de los recipientes entre los consumidores.

Los envases recuperados portarán una pequeña etiqueta con el nombre Rewine, que es un juego de palabras con los términos ingleses rewind y wine, rebobinar y vino, respectivamente, la cual indica que la botella que la porta ha tenido más de una vida.

Tras la prueba piloto, el proyecto Rewine espera extender el sistema de recuperación y reutilización de botellas de vino en todo el territorio catalán así como en otras regiones vinícolas de España, impulsando la participación de empresas y administraciones.

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849