Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

20 Septiembre 2018

El sector de la iluminación da otro paso hacia la eficiencia energética con la prohibición, por parte de la Unión Europea, de la fabricación de bombillas halógenas en todo el territorio comunitario, y recomienda el LED como tecnología sustituta.


La Directiva ErP (EC) 244/2009, que entró en vigor el primer día de septiembre de este año, afecta a las bombillas halógenas clásicas que generalmente están realizadas de cristal, emiten luz omnidireccional y tienen casquillo E27 ó E14, así como algunas bombillas no direccionales con casquillos G4 y GY6.35.

El cambio total se producirá de manera progresiva, hasta el 1 de enero de 2019, puesto que aún se podrán vender las que queden en stock en los almacenes, y sólo quedan exentas de la prohibición para la venta aquellas bombillas halógenas que no tengan una tecnología que les permita ser sustituidas, como sucede actualmente en el sector de la automoción.

En su día ya se hizo exactamente lo mismo con las bombillas incandescentes, que tuvieron su fin en el año 2012. Y hace dos años, por primera vez, se ponía coto al halógeno con la prohibición de los focos. Para las bombillas que afectan al hogar se pactó un plazo de dos años más, que ahora se cumple con la aplicación de la normativa comunitaria.

La tecnología LED permite una vida útil de las bombillas de hasta siete veces más tiempo, llegando a alcanzar los 15 años o más y, por otro lado, posibilita un enorme ahorro energético. De este modo, y según la Comisión Europea, la instalación de iluminación más eficiente permitirá a los usuarios ahorrar una media de 115 euros durante la vida de uso de las bombillas de nueva generación.

Por el momento, la industria está plenamente centrada en el LED, aunque ya se están desarrollando nuevas tecnologías basadas en nanotubos de carbono. Una vez desaparecidas las bombillas halógenas, casi toda la iluminación se realizará con tecnología LED, pero los investigadores señalan que, en un futuro muy cercano, llegará el alumbrado inteligente con focos que se adapten a cada persona y a cada situación.

13 Septiembre 2018

El precio, la potencia o la estética son algunos de los principales aspectos en los que, hasta hace unos años, nos fijábamos a la hora de adquirir un electrodoméstico nuevo. Sin embargo, actualmente, el consumo energético es una de las principales variables que tenemos en cuenta al comprar un frigorífico, una lavadora, una secadora, un calentador o cualquier otro aparato eléctrico.


Dentro de la amplia gama de productos y marcas existentes en el mercado, los electrodomésticos A+++, también denominados ultraeficientes, han cobrado una nueva dimensión y son los que, a la larga, resultan más rentables. Tanto es así que los expertos aseguran que en solo un año es posible tener amortizado el gasto inicial, ya que el ahorro que generan estos artículos comienza a notarse desde el mismo momento de su instalación.

En términos monetarios, en muchos casos, el ahorro generado por los electrodomésticos de alta eficiencia puede ser de más de 75 euros al año, a lo que hay que añadir que se trata de aparatos mucho más respetuosos con el medio ambiente que sus antecesores.

Donde más se ha notado un avance en eficiencia energética es en el campo del frío. Los frigoríficos han sido, desde siempre, los electrodomésticos que más consumen porque están permanentemente enchufados. En el caso de los frigoríficos con etiqueta A+++ el ahorro se ha conseguido gracias a pequeñas innovaciones, como la iluminación LED en el interior o la adopción de los paneles LCD para controlar la temperatura, tanto en el frigorífico como en el congelador.

El hecho de elegir un frigorífico A+++ puede hacer que la factura de la luz se reduzca hasta un 10% puesto que, por ejemplo, uno de alta eficiencia energética consume un 52% menos que uno A+, lo que supone un ahorro de energía equivalente a ver 400 películas en un televisor.

Por otra parte, las lavadoras A+++, que tienen su pico de consumo más alto cuando calientan agua, cuentan con programas para cada tipo de ropa, de forma que consumen solamente la energía y el agua necesaria. Además, muchos modelos ya saben detectar automáticamente el nivel de suciedad para adaptar la potencia de lavado adecuada en cada caso.

Con respecto a las secadoras, los modelos con bomba de calor son las mejor adaptadas a las exigencias de la eficiencia energética, y muchos modelos de lavavajillas ya han alcanzado la certificación A+++ con consumos de apenas 9 litros de agua por cada lavado.

04 Septiembre 2018

Bolsos de calle, de playa y deportivos, hamacas, sillas, sillones, puffs, toldos de jardín y otros complementos son algunos de los diseños que pueden realizarse utilizando como materia prima la tela de velas recicladas procedentes de barcos, aportando a estos productos una historia náutica así como acabados de calidad que los convierten en piezas exclusivas, elegantes y de gama alta.


Una de estas iniciativas es la de Imperium Maris, una empresa de reciente creación que, de la mano de un grupo de jóvenes empresarios españoles, apasionados por el mundo de la vela, han encontrado una segunda vida para las velas utilizadas en la Copa América, introduciendo en España una tendencia ya asentada en países como Estados Unidos o del norte de Europa, que apuesta por complementos de aire náutico y respetuosos con el medio ambiente.

De este modo, las velas de los barcos de la Copa América, una de las regatas más prestigiosas del mundo, se reciclan para trasladar el lujo y la exclusividad de dicha prueba náutica a exclusivas colecciones de bolsos y muebles confeccionadas con este tejido que, después de las competiciones queda inutilizado para volver a usar en otros veleros, pero todavía en buen estado para ser reutilizadas.

Cada una de las velas es elegida concienzudamente, lavada, planchada, cortada y, posteriormente, el artículo es confeccionado a mano. Se trata de telas poco flexibles y difíciles de extender, por lo que el proceso de creación de cada artículo es muy artesanal y los acabados son de alta calidad.

Los accesorios se confeccionan con velas de recreo o de competición y la empresa ya piensa en nuevas colecciones realizadas con velas procedentes de los barcos que compiten en otras pruebas destacadas como la Volvo Ocean Race o la Vuelta al Mundo de Vela.

A las velas se añaden otros materiales náuticos como fundas de cabo para las asas de los bolsos, los números que se usan para las regatas o tejidos de tapicería náutica, etc, de forma que se consigue un producto único que transmite la libertad y la pasión por el mar que llevaron a sus creadores a emprender este proyecto.

Además de los artículos mencionados, el objetivo de la empresa es crear próximamente una línea de ropa, con polos y bañadores, realizados con este tipo de tejido náutico.

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849