Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

28 Agosto 2018

La circulación en bicicleta para ir a trabajar o realizar cualquier clase de desplazamiento cada vez gana más popularidad debido a los numerosos efectos beneficiosos que produce la utilización de este vehículo, tanto para la salud de las personas como para el medio ambiente.


En los últimos años, la promoción de la bicicleta como medio de transporte cotidiano se ha convertido en un elemento habitual dentro de las políticas de sostenibilidad y equidad en las ciudades, puesto que resultan evidentes los beneficios de este vehículo en términos de reducción en el uso del espacio vial, minimización del consumo de energía, disminución en las emisiones contaminantes, etc.

Además de evitar los molestos embotellamientos, una ciudad más libre de vehículos a motor también contribuye a ayuda a reducir la contaminación acústica, que en las ciudades más pobladas supera los 65 decibelios, nivel que supera los 50 decibelios recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

La mayoría de los viajes en vehículos dentro de las ciudades se realizan recorriendo cinco kilómetros o menos, distancias que pueden ser transitadas en bicicleta sin demasiado esfuerzo. Precisamente los viajes cortos son los más contaminantes por parte de los vehículos ya que los motores no llegan a coger la temperatura adecuada para su funcionamiento óptimo. De este modo, cuando el motor funciona en frío requiere más combustible ya que la quema no se produce de forma eficiente, lo que aumenta la emisión de sustancias dañinas.

Además del dióxido de carbono, los automóviles a motor también emiten otros gases de efecto invernadero, hidrocarburos y sustancias en forma de partículas finas que resultan perjudiciales para la salud de las personas, de las plantas y de la propia atmósfera.

En este sentido, por cada kilómetro que se recorre en bicicleta, en lugar de usar un vehículo a motor, se evita la emisión a la atmósfera de aproximadamente 300 gramos de dióxido de carbono.

Mejora de la salud

La bicicleta como medio de transporte también es una forma de promover la actividad física moderada y frecuente en la vida cotidiana, trayendo beneficios a la salud relacionados con la prevención de enfermedades crónicas; la mejora el funcionamiento del cerebro, la calidad del sueño y la digestión; la disminución de la hipertensión arterial y la obesidad, el refuerzo del sistema inmunológico, etc.

Tanto es así que diversos estudios científicos realizados en ciudades europeas han asociado el uso de la bicicleta con una reducción del 28% en el riesgo de mortalidad por todas las causas, encontrando además que países con mayores tasas de uso de la bicicleta tienen menor prevalencia de obesidad.

A modo de ejemplo, en tan sólo diez minutos de actividad encima de una bicicleta a un ritmo menor a 16 kilómetros por hora, una persona que pese 60 kilos habrá quemado 40 calorías, y una persona de 100 kilos habrá consumido casi 70 calorías.

21 Agosto 2018

La empresa sevillana Ecopapel, dedicada a la fabricación y comercialización de productos de papel reciclado, ha incorporado a su catálogo diversos artículos elaborados con residuos agrícolas como paja de cereales, cebada, arroz, poda de olivo, etc. Se trata de un proceso respetuoso con el medio ambiente y que evita el uso de materias primas forestales para la fabricación de la pasta.

De este modo, Ecopapel cuenta ahora, entre su amplia oferta de productos de papel reciclado, con una nueva variedad de sobres, impresos, papel para reprografía, envases alimentarios, etc, fabricados con celulosa moldeada.

Este tipo de productos reciclables, biodegradables y compostables al 100% es único en Europa, tan solo existe producción similar en Asia y Estados Unidos. La compañía cuenta, además, con varios proyectos de investigación referidos a la fabricación de pastas de celulosa y papel a partir de diferentes materias primas no madereras y mediante procesos no contaminantes.

Por otra parte, los residuos agrícolas también pueden ser reciclados para la obtención sostenible de combustibles como el biodiésel y aditivos alimentarios. De este modo, investigadores de las Universidades de Córdoba y Huelva trabajan en un proceso de separación de los distintos componentes de residuos procedentes de poda del olivar y pajas de cereales para obtener estos productos.

Para ello, estos expertos ponen en práctica el concepto de biorefinería, que trata de aprovechar de manera integral la biomasa disponible, bien aprovechando el poder calorífico de estos residuos como fuente energética o bien obteniendo productos dirigidos a las industrias alimentarias y farmacéuticas.

Los investigadores pretenden de este modo usar la biomasa vegetal como materia prima, tanto para producción de bioenergía como de bioproductos, superando la visión clásica de destinar los residuos sólo a la industria papelera, poniendo en práctica procesos químicos que permitan separar con eficiencia los principales componentes de la materia vegetal.

Una vez separados y purificados, estos componentes pueden presentar múltiples aplicaciones industriales como la fabricación de polímeros, es decir, estructuras químicas sobre las que obtener otros compuestos. Otros usos serían la formulación de productos químicos (fármacos, aditivos alimentarios, aromas...), el desarrollo de materiales con propiedades especiales (aislantes, adhesivos, espesantes, barnices, pinturas) y la obtención de bioetanol, además de la mencionada pasta celulósica para fabricar papel.

Con esta iniciativa se aporta un doble un beneficio ambiental. Por un lado, resulta posible aprovechar residuos abundantes en Andalucía como los restos de poda de olivo y la paja de trigo o arroz. Actualmente, estos residuos se incineran o se trituran para esparcirlos sobre el terreno, lo que resulta muy costoso y puede dar lugar a otros problemas como la aparición de plagas.

Y, por otra parte, en el proceso de obtención de los nuevos compuestos, los investigadores apuestan por la utilización de tecnologías y principios de química verde. Ejemplo de estas buenas prácticas son la recuperación de disolventes y reactivos, así como minimizar las emisiones de efluentes y gases a la atmósfera.

16 Agosto 2018

Reciclar los residuos plásticos procedentes de la automoción para transformarlos en embalajes y palets cien por cien reutilizables y recuperables, es el proyecto puesto en marcha por la empresa aragonesa Ribawood, cuyo proceso ha sido seleccionado como proyecto Life de la Unión Europea (UE), ya que contribuye a la puesta al día de la legislación comunitaria en materia de Medio Ambiente.

Además, esta iniciativa ha colocado a la comunidad aragonesa a la cabeza, tanto en la gestión de estos residuos como en la protección de los bosques puesto que, actualmente, la madera es la materia prima más utilizada para la elaboración de palets.

Gracias a este proyecto, mediante el que se recogen los desechos que se generan en la fabricación de vehículos para convertirlos en palets de plástico, también se evita que las empresas depositen los plásticos sobrantes en los vertederos y que los compradores de estos nuevos palets trabajen con residuos cero, ya que este tipo de embalaje, una vez usado, se puede vuelve a recomprar para reciclarse de nuevo.

Ribawood comenzó su actividad en 1975, centrándose en la transformación de plásticos y, más concretamente, en la extrusión de láminas de Woodstock: un plástico destinado al sector del automóvil.

El verdadero desarrollo de la empresa se produjo cuando puso toda esta tecnología de parte de la naturaleza, apoyando su conservación, con una capacidad de producción de dos millones de palets de plástico reciclado, lo que supone evitar la tala de 300.000 árboles. De este modo la empresa adoptar una visión ecológica desde la concepción de la idea del producto hasta el final de su ciclo de vida. Productos ecológicos, 100% reciclables y reutilizables.

07 Agosto 2018

El poliestireno expandido, también conocido como poliespán, es un material plástico espumado que se utiliza habitualmente en el sector del envase y de los embalajes. Sin embargo, la firma japonesa International Dome House ha conseguido darle otro uso a este producto inventado casas en forma de iglú, fabricadas íntegramente con poliespan. Pero todavía hay más. La compañía japonesa ha creado un kit que permite montar estas casas al completo en un solo día.


Uno de los principales atractivos de estas viviendas es el material con el que están hechas y sus propiedades ecológicas. A pesar de que sólo miden siete metros de diámetro, los módulos son muy resistentes a tifones y terremotos, lo que también puede convertirse en una ayuda considerable en los países azotados por este tipo de desastres naturales. Además, atendiendo a su cualidad de “estructura verde”, en caso de incendio estas casas no emiten gases tóxicos.

El poliestireno expandido es un material libre de formaldehído y está adaptado para brindar una excelente circulación de aire. Además, las paredes construidas con este material, que no se pudre y tampoco genera moho, tienen altas propiedades de aislamiento térmico, reduciendo considerablemente los gastos de calefacción y refrigeración.

Las Dome House pretenden ser viviendas estables y afincarse en zonas residenciales fijas. En este sentido, de momento, un pueblo situado en la zona de Kyushu, ya cuenta con un poblado de 480 viviendas. Este tipo de viviendas supone una solución simple y económica para vivir, y en la que, además, se puede elegir el tamaño.

El modelo básico de las casas producidas por esta firma japonesa mide 7,7 metros de ancho y 3,85 metros de altura, con un espacio interior de 44,2 m2, y un grosor de las paredes de 175 mm. Sin embargo, gracias a la construcción mediante módulos, resulta posible construir grandes domos agregando piezas y uniéndolas para formar una sola estructura.

Cada pieza del kit es ligera y fácil de transportar, por lo que requiere de una mano de obra mínima. Además reduce sustancialmente los gastos de construcción si se la compara con una casa tradicional. Las casas domo de poliestireno expandido se pueden construir en casi cualquier lugar del mundo y, al no ser comunes, también le brindan a su propietario una vivienda peculiar y atractiva.

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849