Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

28 Junio 2018

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife albergó recientemente la entrega de premios de la segunda edición del concurso escolar ‘R que R’, en el que han participado, desde el pasado mes de noviembre, alumnos de Infantil y Primaria de 35 centros educativos del municipio. El proyecto, impulsado desde la Fundación Santa Cruz Sostenible, fomenta la recogida de residuos entre los más pequeños y su separación en origen, en este caso en sus respectivos colegios.

El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, estuvo presente en el acto de entrega de estos reconocimientos, junto al séptimo teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa; y la concejala de Educación y Juventud, Verónica Meseguer. También acudieron el gerente de la Fundación Santa Cruz Sostenible, Pedro Millán; la responsable de Educación y Cultura de la Fundación Disa, Marta López; y la técnico del Sistema Integrado de Gestión (SIG) de Martínez Cano Canarias, Miriam Pérez.

Bermúdez explicó el objetivo de esta iniciativa “es generar buenos hábitos entre los escolares del municipio y que ellos, a su vez, sirvan de agente transmisor de los mismos con su entorno familiar. Este año, en el que alcanzamos la segunda edición, han participado más centros escolares y me gustaría felicitarlos a todos y también al esfuerzo que han mostrado los profesores para conseguir, entre todos, que se hayan recogido más de 25 toneladas de residuos”.

El nombre del proyecto hace referencia a las tres ‘R’ básicas para construir un sistema adecuado de gestión de residuos. Para ello propone una reducción de los mismos a través de su reutilización y su reciclaje. Las concejalías de Medio Ambiente y Servicios Públicos han apoyado la iniciativa, que repartió cheques canjeables por material escolar entre los centros escolares galardonados gracias a la colaboración del Cabildo de Tenerife, a través de su programa ‘Tenerife más Sostenible’ y al patrocinio de la Fundación Disa, Fundación La Caixa y Martínez Cano Canarias.

‘R que R’ viene a reforzar el importante trabajo que, en materia de sensibilización y educación medioambiental, viene realizando en los últimos años el Ayuntamiento capitalino a través de la Fundación Santa Cruz Sostenible.

Al igual que sucedió en la edición del año pasado, se otorgaron seis premios a los centros que mejor han realizado la recogida selectiva de residuos de papel, cartón y plástico. En este sentido, el área de Servicios Públicos del Consistorio ha medido de manera periódica, a lo largo del presente curso escolar, los residuos recogidos por cada centro para conformar una clasificación que, a su vez, contempla dos categorías.

En el peso total de los residuos separados de forma adecuada por cada centro, los galardonados fueron el CEIP Tíncer (1.933 kilogramos), seguido del CEIP Bethencourt y Molina (1.679 kilogramos) y el CEIP Secundino Delgado (1.454 kilogramos).

En la clasificación que mide el promedio de kilogramos recogidos en relación al número de alumnos con el que cuenta cada centro escolar, el CEIP José Pérez Rodríguez venció en la categoría de centros con menos de 150 alumnos; mientras que el CEIP Tíncer se impuso en la de centros de entre 150 y 250 alumnos y el CEO Bethencourt y Molina en la de centros con más de 250 alumnos.

En total, los 35 centros escolares en la presente edición de ‘R que R’ recogieron, entre noviembre y mayo, 25.695 kilogramos de residuos, de los cuales 20.239 kilogramos (78,8%) se correspondieron a papel-cartón y 5.456 kilogramos (22,2%) a envases.

Por otro lado, como novedad del núcleo del proyecto de este curso, se premia a los centros que más y mejor fomentan el desarrollo de buenas prácticas en materia de medio ambiente y sostenibilidad. Para ello, se invitó a todos los centros escolares del municipio a presentar una memoria informativa en la que se detallasen las actividades o proyectos que, en materia de sostenibilidad, han realizado a lo largo del presente curso.

Tras evaluarlos, los centros CEIP Chapatal, CEIP Santa María del Mar, CEIP Alfonso Spínola, CEIP Matías Llabrés y CEIP Rafael Gaviño del Bosque han resultado seleccionados para optar a los premios en esta modalidad.

27 Junio 2018

La mayoría de los componentes que se utilizan para fabricar un coche se pueden reciclar. Así, neumáticos, piezas mecánicas, aluminio, cables, plásticos o cristales, volverán a convertirse en nuevas piezas tras pasar por diferentes procesos lo que, además, constituye una actividad que contribuye al cuidado del medio ambiente.


A esta tendencia del reciclaje de piezas y materiales procedentes de vehículos se suma la propuesta de varias empresas que se encargan de fabricar artículos, en concreto bolsos, maletas de viaje, maletines, carteras, etc, mediante el reciclaje del cuero de los asientos y del nylon con el que están elaborados los airbags.

La firma canadiense Mariclaro es una de estas empresas que apuesta por el respeto al medio ambiente con unos equipajes fabricados con materiales reciclados y realizados con retales de cuero, hebillas y cinturones de seguridad reutilizados de antiguos y lujosos automóviles como Mercedes Benz, Cadillac, Lamborghini o Audi, creando una línea de productos con un estilo clásico tanto para hombres como para mujeres.

Cada artículo está realizado a mano con los materiales de un solo coche que resulta posible identificar. Por ejemplo, la bolsa de viaje Weekender 1969 Lamborghini se ha creado a partir de los asientos de cuero originales de un Lamborghini Espada Serie 1 de 1969, mientras que el Weekender 1988 Cadillac DeVille está hecho a partir de la tapicería de un Cadillac DeVille de 1988.

Además, Mariclaro cuenta con otras dos colecciones realizadas con el cuero reutilizado de los asientos de los aviones de las compañías aéreas Air Canadá y Air Alaska.

Continew es otra empresa, en este caso coreana, que se dedica a fabricar mochilas y billeteras con trozos de cuero recuperado del interior de los automóviles, reciclando desechos que normalmente terminarían enterrados en un basurero.

En este caso, una vez que se extrae, el cuero se limpia, se seca, se plancha y se encera antes de ser enviado a una fábrica en Seúl, donde expertos artesanos confeccionan los bolsos a mano.

Por lo general, tratar este material requiere grandes cantidades de productos químicos y de agua, ya que debe lavarse cinco o seis veces para neutralizar su olor. Pero, dado que el proceso de Continew utiliza exclusivamente cuero reciclado, se utiliza menos agua hasta el punto de que por cada mochila fabricada se ahorran 1.642 litros de agua.

Las piezas de cuero sobrantes del proceso de fabricación también se reciclan; la compañía las tritura en pedazos pequeños que luego mezcla con goma de látex para hacer tela de cuero.

Por otra parte, los airbags de nylon y los cinturones de seguridad que no pueden ser reutilizados en los automóviles por razones de seguridad se convierten en bolsos con diseños originales así como en cinturones y correas para mochilas.

20 Junio 2018

Las normativas sobre los plásticos y sus usos se endurecen cada vez más debido a las consecuencias negativas que producen no solo en el medioambiente sino, también, en la salud de las personas.


Tanto es así que la Unión Europea está liderando una iniciativa comunitaria para limitar el impacto de los plásticos en el medioambiente, con el objetivo de que todos los envases de este material producidos en el territorio europeo en 2030 estén diseñados para que puedan ser reciclados o reutilizados.

Dentro de este contexto, en los últimos años han surgido algunas empresas especializadas en el reciclaje de plásticos con diferentes destinos y, en concreto, varias de ellas se han especializado en el reciclaje de todo tipo de plásticos para construir carreteras.

En el mundo existen alrededor de 40 millones de kilómetros de carreteras fabricadas, generalmente, mediante rocas y arenas mezcladas con betún, lo que viene siendo el asfalto que todos conocemos.

Sin embargo, la empresa escocesa MacRebur ha conseguido desarrollar un tipo de plástico que puede sustituir parte de esa mezcla y, lo que es más importante, está formado 100% por residuos reciclados.

La empresa asegura que puede eliminar el 10% de betún que se utiliza en la fabricación del asfalto convencional y sustituirlo por la mezcla de plástico reciclado, denominado MR6. Además, indican que el material que resulta es hasta un 60% más fuerte, y su vida útil puede ser un 10% mayor que la de las carreteras tradicionales.

PlasticRoad

Otra iniciativa similar es el proyecto holandés denominado PlasticRoad que utiliza plástico de desecho como materia prima para construir las carreteras. Esto es, usa los plásticos que cada día se convierten en basura y acaban en el mar para crear un nuevo producto. Sin embargo, en este caso, los plásticos-residuos pasan por un proceso de transformación que los convierte en una especie de plancha y cada una de esas planchas es la que, uniéndose unas con otras, crean la carretera.

La carretera de plástico no solo forma un firme adecuado para la circulación de los vehículos, sino que también ofrece una solución mucho más efectiva para los problemas que se generan por el exceso de agua. Las carreteras de plástico reducen las inundaciones, ya que tienen un sistema de drenaje que actúa justo por debajo de la capa superior en la que se encuentra el tráfico y evita que la superficie se llene de agua en caso de lluvia excesiva.

Este tipo de carreteras de plástico se construyen simulando el montaje de piezas de Lego, de modo que poner en marcha una carretera de esta clase resulta mucho más fácil, se requiere mucha menos maquinaria y se necesita mover menos material, lo que hace que se reduzcan también las emisiones contaminantes de la obra.

Además, todo el proceso se realiza en mucho menos tiempo, lo que redunda en beneficios para los usuarios, y se simplifica el proceso de reparación de daños. Si una de las piezas se estropea, como podría pasar con un bache, solo hay que retirarla y poner otra en su sitio. La pieza rota puede convertirse nuevamente en otro de los elementos de la carretera plástica, ya que puede volver a ser reciclada una y otra vez.

12 Junio 2018

Con la llegada del verano las playas se llenan de aficionados a los deportes que se practican en el mar y el surf continúa siendo la actividad preferida por muchas personas. Pero pocos de estos deportistas sabrán que existe la posibilidad de construir tablas de surf ecológicas con tapones de corcho reciclado.


La fabricación de una tabla convencional de espuma produce una emisión de unos 50 kilos de CO2 y más de 110 gramos de sustancias nocivas orgánicas a la atmósfera. Sin embargo, el proceso para fabricar de una tabla de corcho con tapones usados es inocuo y atóxico. Así, con unos 3.700 tapones de corcho se confecciona una tabla de surf grande; con 2.500, una mediana, y con algo más de 1.000, una tabla pequeña.

El procedimiento para poder construir estas tablas de surf a partir de corcho reciclado es sencillo. Los tapones se trituran y se tamizan convirtiéndose en gránulos muy pequeños sin impurezas que sirven como nueva materia prima. Este material posee propiedades físicas y estructurales idóneas para la fabricación de tablas de surf; como por ejemplo su ligereza, ya que el 88% de su volumen es aire, elasticidad, alta impermeabilidad y un coeficiente de rozamiento elevado, aspectos que le permiten una gran adherencia.

Con el objeto de mantener el máximo respecto posible con el medioambiente, en todo el proceso de fabricación de las tablas se emplea resina de pino y cera de abejas, así como fibras naturales y biorresina para los acabados.

Además de tablas de surf, con el corcho reciclado es posible fabricar multitud de objetos como pueden ser pavimentos, combustibles para fábricas, plantillas de calzado, todo tipo de soportes, materiales de aislamiento para edificios, etc.

El corcho es un producto completamente natural, renovable y biodegradable. Su producción no supone ninguna contaminación ni perjuicio al medioambiente ya que se obtiene mediante el descortezamiento del alcornoque. Además, la existencia del corcho también sirve para fijar CO2 en la atmósfera de modo que cada tapón de corcho natural es responsable de la fijación de 112 gramos de CO2, mientras que los tapones artificiales, de aluminio o de plástico, no solo no retienen, sino que emiten 37,2 gramos y 14,8 gramos respectivamente. Además de que estos últimos tardan más de 300 años en degradarse.

05 Junio 2018
El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, en colaboración con el Cabildo Insular, las fundaciones Cajasiete y Cepsa y Nissan Arimotor, celebró este martes día 5 el Día Mundial del Medio Ambiente. Bajo el lema ‘Ambiéntate 2018’, la Fundación Santa Cruz Sostenible promovió, por séptimo año consecutivo, el desarrollo de una serie de actividades y talleres para fomentar, a través de la educación ambiental, la sostenibilidad entre los más pequeños.
 
El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, se dio cita en el recinto instalado en el parque García Sanabria, al que concurrieron alrededor de 700 escolares de educación Infantil y Primaria de una decena de colegios de la capital. Durante su recorrido por los diferentes estands, el alcalde estuvo acompañado por el séptimo teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa; el cuarto teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, y el tercer teniente de alcalde y concejal del Distrito Centro, José Carlos Acha, y representantes de las entidades colaboradoras.
 
Bermúdez resaltó que “Santa Cruz celebrado el Día Mundial del Medio Ambiente como lo ha hecho en los últimos años, de la mano de aquellas entidades, colectivos y empresas que se dedican a inculcar habilidades en la población para tener una ciudad más sostenible desde el punto de vista medioambiental”. 
 
En este sentido, el alcalde animó a los escolares asistentes a implicarse de manera activa en la defensa del medio ambiente natural y urbano del municipio. En ese sentido, recordó que “Santa Cruz cuenta con una Reserva Mundial de la Biosfera en la zona de Anaga, además de 39 parques y más de 50.000 árboles, regados con 365 millones de litros de agua regenerada, pero, como capital, concentramos también una densidad de población que genera residuos. Si entre todos somos capaces de cuidar esa superficie y actuar en materia de reciclaje, tendremos una ciudad mucho mejor”.  
 
Las actividades de ‘Ambiéntate 2018’, que se prolongaron hasta el mediodía, suponen la mayor concentración de iniciativas de este tipo realizada en las islas, destinadas a la concienciación ambiental, en este día tan singular. Un total de 24 carpas han acogido a diferentes instituciones, colectivos y asociaciones no gubernamentales que trabajan por y para la sostenibilidad en Santa Cruz y en la isla.
 
En la feria ‘Ambiéntate’, el área de Educación Ambiental del Cabildo de Tenerife puso en marcha un taller de plantas exóticas. También se celebraron talleres de diseño de un animal con material reciclado (Canarias Sostenible y Verde), taller “sin obstáculos para el reciclaje” (Tenerife + Sostenible), charla sobre aceite usado de cocina y su reciclaje (Ataretaco), tipos de fondo marino y amenazas que le afectan (Draco), reutilización de materiales y juegos tradicionales (Centro de Mayores Isidro Rodríguez), exposición especies exóticas y ruta por el Parque García Sanabria (Fundación Neotrópico), así como una exposición de vehículos eléctricos  (Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos y Nissan Arimotor Tenerife). 
 
El taller de Montañeros de Nivaria dio a conocer el respeto por la naturaleza, mientras que desde la Fundación Santa Cruz Sostenible se desarrollaron dos talleres con los que se trabaja todo el año en los colegios del municipio, “Escuelas por un Desarrollo más Sostenible”, con la Fundación Disa, y “Peque Huertos”, con la Fundación Cepsa.
 
De igual forma, la Unidad del Medio Natural (UMEN) del Ayuntamiento ofreció en esta muestra parte de sus vehículos y también llevó a cabo un taller educativo, mientras que la Fundación Disa estacionó su guagua laboratorio para que todos los que visiten el García Sanabria pudieran sentirse científicos por un día. 
 
El área municipal de Servicios Públicos abordó el compostaje y el ciclo de la vida de los árboles, mientras que la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Santa Cruz estuvo presente con un taller sobre cómo prevenir los incendios forestales y otros riesgos ambientales. 
 
Emmasa, por su parte, realizó un taller sobre la importancia del consumo responsable del agua y la reutilización de agua residual. Palmetum de Santa Cruz aportó un taller de plantación de semillas, en el que se regalaron semillas a los asistentes y se expusieron frutas, además de explicar cómo se produjo la reconversión de vertedero a jardín botánico.
 
Martínez Cano Canarias realizó talleres dinámicos centrados en un aspecto puramente lúdico y La Guinda Eventos construyó el reino del reciclaje, donde se elaboraron juguetes con materiales reciclados.
 
Teatro Negra, de la mano de Óscar Bacallado, llevó a cabo un cuentacuentos y La Rue Circus desarrolló un taller en el que se mezclaron la magia y los malabares.
 
Por último, el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) y la Agencia Insular de Energía de Tenerife (AIET) desarrollaron la iniciativa “Seafuel”, un taller de demostración de la tecnología del hidrógeno y su aplicación en el transporte.
 
La feria ‘Ambiéntate 2018’ ha contado con el patrocinio de la marca Tenerife + Sostenible, del área de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Seguridad del Cabildo Insular, la Fundación Cajasiete, la Fundación Cepsa y Nissan Arimotor Tenerife, en colaboración con el ciclo de Formación del CIFP Los Gladiolos, la Fundación Disa, Urbaser, Fuente Alta y Metropolitano de Tenerife.

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849