Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

30 Abril 2018

Daisy es el nombre de un robot diseñado por la empresa Apple capaz de reciclar teléfonos móviles, en concreto nueve modelos diferentes de iPhones, a una velocidad de 200 unidades por hora, separando los diversos componentes internos (oro, cobre, platino, litio, aluminio y acero) y clasificándolos sin dañarlos en el proceso.

Esta nueva herramienta de la conocida compañía tecnológica se integra dentro de su política de búsqueda de soluciones inteligentes para abordar el cambio climático y conservar los preciosos y limitados recursos del planeta.

El proceso que realiza Daisy con sus veinte brazos robotizados comienza con el escaneado de los teléfonos para calcular la marca y el modelo, de modo que reconozca la cantidad precisa y el diseño de los componentes que contiene. A continuación, el robot desmonta el teléfono con gran precisión, separando las diversas partes y metales, la mayoría de los cuales pueden usarse nuevamente.

Esta no es la primera vez que Apple recurre a un robot para ayudar en sus esfuerzos de reciclaje puesto que hace dos años, la compañía presentó su primera máquina de ese tipo: Liam, aunque en aquella ocasión se trataba de un proyecto experimental diseñado solo para el iPhone 6 y solo podía reciclar hasta 60 dispositivos por hora.

El objetivo de Apple con iniciativas de este tipo es lograr, poco a poco, dejar de extraer recursos naturales y depender completamente del reciclaje de los iPhone antiguos para crear los nuevos. Actualmente la compañía procura extraer esos recursos en minas y lugares libres de conflictos, aunque la idea de la empresa es dejar de hacerlo lo antes posible.

Sin embargo, para lograr este objetivo, además de invertir en avances como Daisy, también es necesario que los consumidores entreguen los iPhone antiguos para que se reciclen adecuadamente. En este sentido, Apple ya cuenta con iniciativas destinadas a este fin, ofreciendo descuentos en la adquisición de terminales nuevos entregando los antiguos.

27 Abril 2018
El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife otorgó los premios escolares ‘César Manrique’, en cuya primera edición han participado 1.200 alumnos de Infantil y Primaria de seis centros educativos de la capital.
 
El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, y la concejala de Educación y Juventud, Verónica Meseguer, fueron los encargados de entregar el jueves 26 los galardones conmemorativos de este certamen, que tiene por objetivo poner en valor la figura del artista lanzaroteño y fomentar la creatividad y el trabajo en equipo del alumnado de los colegios del municipio. También participó en el acto el director del área de Negocio de Caixa Bank en Santa Cruz de Tenerife, Jesús Carlos Álvarez.
 
Los centros premiados en esta edición son los siguientes: primer premio, CEIP Gesta 25 de Julio; segundo premio, CEIP Tíncer; y tercer premio, CEIP La Salud. En el caso del colegio ganador se confeccionaron unos móviles con materiales reciclados, siguiendo el ejemplo de las esculturas del afamado creador conejero.   
 
Bermúdez manifestó que Manrique “posee un amplio legado en Santa Cruz, donde tenemos la suerte de contar con el Parque Marítimo que lleva su nombre. Esta iniciativa persigue que su huella permanezca imborrable, con actuaciones en los colegios que han participado que recuerden la esencia de este artista universal que mostró siempre un firme compromiso con la naturaleza canaria y sus infinitas posibilidades”.
 
Meseguer, por su parte, indicó que “la ideología de César Manrique sobrevive entre los más pequeños gracias a este tipo de proyectos. Su espíritu quedará en cada uno de los colegios que han participado, además de que han aprendido muchísimas cosas sobre la figura de alguien que siempre colaboró con Santa Cruz y colaboró decisivamente en su progreso con unas ideas absolutamente revolucionarias”.
 
Álvarez dio la enhorabuena a los centros educativos que han concursado y mostró su certeza “de que César Manrique estaría orgulloso de ver la notable calidad de los trabajos que han realizado los alumnos y la manera en la que, a través de sus creaciones y obras, muestran un compromiso con el futuro. Desde Caixa Bank siempre tendrán nuestro apoyo a este tipo de iniciativas”.
 
Los escolares de los CEIP Rafael Gaviño del Bosque, Alfonso Spínola, Gesta 25 de Julio, La Salud, García Escámez y Tíncer han realizado, durante las últimas semanas, una intervención o trabajo artístico en sus propios centros educativos, inspirado siempre en las obras de César Manrique y contando con la colaboración de sus profesores y progenitores.
 
Se trataba, en suma, de que los escolares aprovechasen el espacio de sus centros educativos para hacer una intervención sostenible que contuviese la esencia de alguna de las creaciones artísticas ejecutadas por Manrique. 
 
Además, para reforzar el conocimiento sobre este artista que obtuvo el Premio Canarias de Bellas Artes en 1989, el Ayuntamiento de Santa Cruz ha impartido talleres sobre la vida, obras y trayectoria de Manrique con los alumnos de todos los centros educativos participantes.
 
El jurado encargado de evaluar la labor realizada por los estudiantes ha estado formado por el presidente del Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife, Pepe Valladares; el director del Centro de Arte La Regenta de Las Palmas de Gran Canaria, Alejandro Vitaubet; y la licenciada en Historia del Arte, Isabel Díaz.
 
La idea de celebrar este certamen forma parte de la retrospectiva organizada por el Consistorio en la Casa de la Pólvora a finales de 2017. La Obra Social La Caixa ha sido la encargada de colaborar en la cesión de los premios otorgados a cada uno de los colegios galardonados. 
 
El primer clasificado recibirá 4 ordenadores para el centro educativo, el segundo recibirá 2 y el tercer premio consiste en 2 tablets. Además, cada uno de los centros participantes recibirá un vale, por importe de 100 euros, para canjear por material escolar o libros.
19 Abril 2018

La basura presente en el mar representa una amenaza para los ecosistemas marinos y costeros del Mediterráneo. Aproximadamente el 80 % de esa basura marina proviene de actividades terrestres y, en su mayoría, está constituida por plástico. El mar Mediterráneo es una de las regiones más afectadas por la basura marina en el mundo y las consecuencias de esta contaminación en las áreas marinas protegidas aún no recibe la atención necesaria.


En esta línea surge el proyecto "Cazadores de Plástico AMPs" (Plastic Busters), una iniciativa prioritaria para prevenir, reducir y eliminar la basura marina del Mar Mediterráneo, que se financia a través del programa Interreg Med de la UE con 5 millones de euros. Este proyecto nace a raíz del proyecto "Cazadores de Plástico", promovido por la Universidad de Siena en 2016 e impulsada por los 43 Estados miembros de la Unión por el Mediterráneo (UpM).

La Unión por el Mediterráneo, organización intergubernamental en la que se encuentran los 28 países miembros de la Unión Europea y 15 países del Sur y el Este del Mediterráneo, tiene como objetivo fortalecer la cooperación regional, el diálogo y la implementación de proyectos e iniciativas concretos con un impacto tangible en los ciudadanos, abordando así los tres objetivos estratégicos de estabilidad, desarrollo humano e integración.

Precisamente la Universidad de Siena, el ISPRA y un consorcio de organizaciones nacionales y regionales son las entidades que llevaran a cabo este proyecto cuyo principal objetivo es mantener la biodiversidad y preservar los ecosistemas naturales en las áreas marinas costeras a través de un enfoque global y coordinado contra la basura marina.

El proyecto abordará durante 4 años el ciclo completo de gestión de la basura marina, desde el estudio y diagnóstico para la prevención y la mitigación, hasta la definición de acciones para reforzar el trabajo colaborativo entre las áreas marinas protegidas ubicadas en Albania, Croacia, Grecia, Italia, Francia y España. Además, el proyecto prevé la transferencia y de resultados y logros a toda la cuenca del Mediterráneo.

Las acciones de prevención y mitigación incluirán la pesca de basura a través de campañas con los pescadores, la recogida de material abandonado de pesca o recreativo, así como la implementación de mecanismos de reciclaje, de sistemas de depósito para envases de bebidas, la reducción de bolsas de plástico, etc. El proyecto también incluye la organización de actividades de demostración y campañas de sensibilización.

12 Abril 2018

Aprovechar la fuerza del agua que circula por las redes de abastecimiento de cualquier ciudad para generar electricidad es la interesante iniciativa que la empresa estadounidense Lucid Energy propone con LucidPipe, un sistema sostenible que proporciona energía limpia y renovable sin requerir para ello la quema de combustibles fósiles, con un impacto ambiental prácticamente nulo, en comparación con otras fuentes de energía alternativa.


La idea es realmente simple y consiste en instalar en los conductos de agua trozos de tubería que incorporan una turbina generadora de electricidad. El sistema está diseñado para que no influya en la presión del agua y para que no altere su suministro.

Con los últimos avances en lo que a energías renovables se refiere, LucidPipe requiere de una mínima infraestructura y no necesita altas presiones para su funcionamiento, ya que utiliza las instalaciones de agua existentes y los flujos disponibles para generar electricidad a bajo costo.

Las turbinas, que mueven un generador para convertir la energía y enviarla a la red eléctrica urbana, se instalan en lugares donde el agua fluye sin necesidad de ser impulsada artificialmente, con el fin de aprovechar la fuerza de la gravedad. A diferencia de otras formas de generación de energía renovable, como la solar o la eólica, este sistema puede producir energía en cualquier momento del día, porque el agua está siempre en continua circulación.

Además de generar electricidad para surtir a la red general, los conductos contienen sensores que pueden monitorizar los niveles de potabilidad del agua, así como las condiciones generales de abastecimiento de la ciudad.

Este sistema se encuentra instalado actualmente con éxito en Portland, EE.UU, donde 150 hogares ya reciben su energía limpia directamente del suministro de agua potable, una media de entre 900 y 1.200 megavatios/hora de energía al año, aunque la compañía pretende vender este sistema a industrias que usan grandes volúmenes de agua en otras ciudades, dentro y fuera de los EE.UU.

06 Abril 2018

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha recibido recientemente el certificado de Huella de Carbono, Compensación y Proyectos de Absorción de Dióxido de Carbono (CO2) expedido por la Oficina Española de Cambio Climático (OECC). Este organismo, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, ha hecho entrega al municipio del distintivo CÁLCULO correspondiente al año 2015, tras analizar los datos de consumo energético específicos de dependencias municipales, alumbrado público y flota municipal.

El alcalde de la ciudad, José Manuel Bermúdez, fue el encargado de dar a conocer este hecho en un encuentro con los medios de comunicación en el que también estuvo presente el concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa.

Bermúdez insistió en que Santa Cruz "tiene la firme voluntad de convertirse cada día en una ciudad más sostenible. La consecución de este certificado pone a la ciudad en el mapa nacional de los municipios que van por el buen camino y, desde ya, puedo decir con seguridad que cumpliremos con cierta holgura con el margen de reducción de emisiones de un 20% antes del año 2020 que suscribimos en el denominado Pacto de los Alcaldes".

"Hay muchas áreas municipales implicadas en este objetivo –prosiguió el alcalde– desde Servicios Públicos a Medio Ambiente pasando incluso por Hacienda, que bonifica en el IBI a aquellas viviendas que usan paneles fotovoltaicos o a los propietarios de vehículos dotados de motores híbridos o eléctricos", recordó.

Correa, por su parte, argumentó que la capital "había logrado bajar su índice de emisiones en un 15,4% en 2015. Las revisiones son bianuales, por lo que este año incrementaremos la cifra de reducción de emisiones gracias a las múltiples medidas que hemos adoptado en ahorro y eficiencia energética en dependencias municipales, alumbrado público y semáforos. Tenemos previsto instalar 30 nuevos puntos de recarga para vehículos eléctricos que se unirán a los 12 ya existentes, con lo que seremos la ciudad de Canarias con más dispositivos de este tipo a disposición de la ciudadanía".

Este proyecto está promovido por la Red Española de Ciudades por el Clima de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) y establece, en su tercera convocatoria lanzada el pasado mes de septiembre, el objetivo de alcanzar un centenar de ciudades cuyas huellas sean calculadas y registradas al formar parte de esta red.

Las entidades participantes demuestran su compromiso de sensibilidad hacia el medio ambiente a través de este proyecto de cálculo de la huella de carbono. De esta forma, el Ayuntamiento de Santa Cruz plantea un triple compromiso con el desarrollo sostenible, ya que la huella de carbono calculada describe la cantidad total de emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero (GEI) que son causados, directa o indirectamente, por la actividad desarrollada por el propio Consistorio gracias a los datos relativos en función del número de habitantes de la capital.

De igual manera, supone una apuesta por la transparencia ya que el Ayuntamiento de Santa Cruz hace públicos estos datos y el alcance de los mismos a través de su cálculo por una metodología validada y reconocida. En este caso, se trata de la herramienta proporcionada por la OECC, elaborada para calcular, de manera sencilla, las emisiones de GEI asociadas a las actividades de un municipio. Contempla tanto las emisiones directas como las indirectas, procedentes del consumo de electricidad.

La adhesión a esta iniciativa también constituye un compromiso hacia la mejora de las condiciones de la ciudad, ya que el cálculo de la huella proporciona al Ayuntamiento de Santa Cruz una herramienta para la confección de un plan de reducción de emisiones, en el que podrán priorizarse las acciones cuantificando, además, el impacto que supondrá cada una de ellas para la reducción de la huella.

A partir de ahora, el Consistorio inicia una nueva etapa encaminada a tratar de conseguir el segundo nivel de este sello ministerial, denominado REDUZCO, a través de la implementación de diversos proyectos de reducción de emisiones.

Para conseguir este objetivo, el Ayuntamiento de Santa Cruz ya ha iniciado diversas medidas de eficiencia energética tanto dentro de sus dependencias municipales como en la vía pública, con la paulatina instalación de luces de tecnología LED en el alumbrado público y los semáforos de la capital.

De igual manera, los vehículos que componen la flota municipal son cada vez más respetuosos con el medio ambiente, favoreciendo la sostenibilidad gracias a ser propulsados por energías cada vez más limpias (híbridas o eléctricas). Algo parecido pasa con los que forman parte de las empresas que se ocupan de los distintos servicios municipales, cuyos motores son cada vez más eficientes y menos contaminantes desde el punto de vista de la emisión de gases o ruido acústico mientras realizan su actividad cotidiana.

Uno de los proyectos más llamativos de los que se pondrán en marcha en el presente año, por su carácter pionero en Canarias, es el de la creación de una vía 100% sostenible desde el punto de vista energético. Se trata del tramo comprendido entre el Palmetum y Paso Alto, situado en pleno corazón de Santa Cruz y que cuenta con una longitud total de 3,5 kilómetros.

Esta iniciativa, considerada entre las más importantes en materia de sostenibilidad y eficiencia energética de cuantas se desarrollan en espacios urbanos de todo el territorio nacional, ha sido diseñada por la empresa Dobon's Technology SL y se ejecutará durante un total de cuatro meses con una inversión de 1,5 millones de euros.

02 Abril 2018

El agua es un bien escaso y un recurso que necesita ser gestionado de forma racional. La reutilización de aguas o el uso de aguas regeneradas, consiste en dar un segundo uso a un elemento limitado para su utilización de forma habitual en entornos urbanos, agrícolas, industriales, recreativos y ambientales.


La gestión de las aguas residuales para convertirlas en agua regenerada también es una de las herramientas indispensables para atajar el problema de la escasez hídrica que sufren muchas zonas cada cierto tiempo y cada vez con más frecuencia e intensidad.

En la depuración de aguas residuales industriales se contemplan tres fases o tratamientos genéricos dependiendo de la calidad del agua a obtener: Tratamiento Primario, Tratamiento Secundario y Tratamiento Terciario.

Al final de estas tres fases las aguas residuales habrán sido sometidas a procesos de depuración y desinfección de alta tecnología como los que incluyen sistemas biológicos con Membranas de Ultrafiltración (MBR), ósmosis inversa, electrodiálisis, intercambio iónico, absorción de carbón activo, procesos de oxidación química, etc, que posibilitan la eliminación de todo tipo de impurezas y bacterias.

Usos

Los posibles usos para esa agua regenerada son aquellos en los que la calidad y las propiedades del agua no requieren un control tan estricto como, por ejemplo, el agua para consumo. En concreto, el Real Decreto 1620/2007 sobre reutilización de agua explica los casos en los que está permitido y prohibido su uso.

De este modo, se permite su utilización como uso urbano en riego de jardines privados, descarga de aparatos sanitarios, riego de zonas verdes, limpieza de calles, incendios y lavado industrial de vehículos.

En el caso de uso agrícola el agua regenerada está autorizada para riego de cultivos de productos comestibles en fresco para alimentación humana, productos de consumo humano no fresco, pastos para consumo de animales, acuicultura, cultivos leñosos, flores ornamentales, viveros y cultivos industriales no alimentarios.

Como uso industrial se puede utilizar en aguas de proceso y limpieza, torres de refrigeración y condensadores evaporativos, además de usos industriales, mientras que para uso recreativo está autorizado para riego de campos de golf, estanques y caudales circulantes con acceso al público prohibido.

En relación a su uso ambiental el agua regenerada puede usarse para recarga de acuíferos por precolación, recarga de acuíferos por inyección directa, riego de bosques, zonas verdes no accesibles al público, silvicultura, así como para el mantenimiento de humedales y caudales mínimos.

Por otra parte, la legislación vigente prohíbe el uso del agua regenerada para el consumo humano, salvo situaciones de declaración de catástrofe en las que la autoridad sanitaria especificará los niveles de calidad exigidos a dichas aguas; para los usos propios de la industria alimentaria, salvo lo dispuesto para el uso de aguas de proceso y limpieza; para uso en instalaciones hospitalarias y otros usos similares; para el cultivo de moluscos filtradores en acuicultura; para el uso recreativo como agua de baño; para el uso en fuentes y láminas ornamentales en espacios públicos o interiores de edificios públicos, además de cualquier otro uso que la autoridad sanitaria considere un riesgo para la salud de las personas o un perjuicio para el medio ambiente.

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849