Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

27 Diciembre 2018

La producción de plásticos se ha disparado en los últimos 50 años y cada vez son más las normativas y las alternativas que surgen para dejar de utilizar este material. Una de estas alternativas es la llevada a cabo por dos emprendedores mejicanos que han querido sustituir la pajita de plástico convencional por una biodegradable.


Wilmer Yajamín y Felicia Covone son los profesionales encargados de patentar el ecopopote, una pajita inodora, insípida y biodegradable, compuesta por un 70% de fibras de celulosa de agave y un 30% de bioplástico, este último considerado como un añadido necesario para estabilizar el producto.

Yajamín y Covone son importadores del mezcal y del tequila, dos bebidas elaboradas mediante el agave, planta peculiar considerada un símbolo gastronómico y cultural de México. Él, cofundador de Entre Compas, empresa destinada a traer productos mejicanos a España, y ella, diseñadora, se preguntaban qué hacer con el llamado bagazo, desecho que deja esa variedad, una vez se le haya extraído su jugo, ya que, una vez conseguido, la planta muere y se convierte o bien en abono o en lo más barato, basura. Por esta razón, tras la prohibición del plástico de un solo uso en algunos estados mexicanos, se les ocurrió esa salida.

Comenzaron realizando las pajitas 100% vegetales, pero no tenían la consistencia adecuada, ya que la fibra de agave se abría al mojarse. Por esta razón, al igual que ocurre con las pajitas de papel o de azúcar, le añadieron bioplásticos, para conseguir que no se deshiciera o deformara con las temperaturas, además de que no transmitiera sabor. Gracias a ello consiguieron el producto final cuyo nombre comercial es ecopopote.

Es cierto que existen alternativas similares para la creación de pajitas biodegradables, pero a partir de aguacate o maíz, alimentos que se desaprovecharían y no se podrían consumir. Por esta razón, estos emprendedores han apostado por el bagazo, un desecho poco explorado, al que se le puede sacar partido.

Hasta ahora, la producción se lleva a cabo en México pero, a corto plazo pretenden trasladarla a España donde ya se puede adquirir este novedoso producto. Dicha alternativa encaja con el plan establecido por la Comisión Europea que pretende acabar con los utensilios de plástico de un solo uso a partir del 2020.

24 Diciembre 2018

Una gran parte de los objetos cotidianos están fabricados de plástico. Se usa para todo pero también acaba por todas partes contaminando el medio ambiente, algo que no tiene sentido ya que es un material que se puede reciclar y hacer nuevos objetos.

Por otra parte, en los últimos años, muchos diseñadores se han comprometido con el problema de la contaminación por plásticos, proponiendo proyectos basados en el empleo de plástico reciclado o de materiales biodegradables.

En este contexto, el diseñador holandés Dave Hakkens propone una solución distinta: no dejar en mano de la industria del plástico el poder de decidir cuánto y cómo reciclar y proporcionar a cualquiera que esté interesado los instrumentos para reciclar su propio plástico, facilitando las herramientas para comenzar un pequeño negocio de reciclaje en cualquier parte del mundo

De este modo, con el proyecto Precious Plastic, este joven creativo pone a disposición de todos, de forma gratuita y en código abierto, diversos planos y vídeos instructivos detallados para construir una pequeña fábrica de reciclaje con la que se puede cortar el plástico o hacer moldes para comenzar la producción, entre otras muchas opciones. Todas las instrucciones de este proceso se pueden descargar de forma gratuita en www.preciousplastic.com.

Los materiales y las herramientas necesarias son básicas, económicas y fáciles de encontrar, y las instrucciones no requieren estar especializado en tecnología y fabricación. Así, las máquinas se pueden emplear tanto para fabricar objetos acabados como para obtener material de fabricación.

Con estas máquinas cualquiera se puede convertir en un “artesano del plástico” y, de paso, contribuir al mantenimiento de un mundo más limpio y sostenible. Además estas maquinas están diseñadas de forma modular, para que puedan repararse, personalizarse o actualizarse sin problemas, y así poder adaptarlas a las necesidades de cada uno.

Precisamente, un grupo de amigos de Tenerife ha tomado el testigo de esta iniciativa y han puesto en marcha una campaña de micromecenazgo con el fin de conseguir los fondos que les permitirán construir las máquinas necesarias para comenzar a crear objetos de todo tipo, para decoración, agricultura, carpintería, moda, etc.

Este proyecto va mucho más allá puesto que Fran, Eduardo, Aarón, Mik, Anca y Gizane también trabajan en la concienciación y educación ambiental, mediante la creación de brigadas para recoger plásticos en barrancos, montes o playas, así como en la realización de talleres de reciclaje y campañas de información para el cuidado y protección del medio ambiente.

 

19 Diciembre 2018

Reducir la huella ecológica y, por lo tanto, las emisiones de CO2 de los grandes cruceros es la tendencia actual de la navegación. Aunque actualmente el porcentaje de embarcaciones ecológicas sea escaso, el sector náutico está actuando en esta línea puesto que la sociedad, en general, cada vez está más concienciada de las emisiones de gases contaminantes y de la necesidad de buscar soluciones para reducirlas, con el objetivo de crear productos de alto rendimiento pero con menor impacto medioambiental.


En este sentido, el Puerto de Santa Cruz de Tenerife recibirá cada siete días, hasta el 10 de abril, al barco de cruceros más ecológico del mundo, el AIDAnova. Dicha embarcación, es un prototipo innovador de una nueva generación de barcos AIDA, equipado con tecnología puntera para viajes ecológicos. Sus primeros huéspedes fueron recibidos a bordo el 19 de diciembre en la isla chicharrera, tras hacer escala en Lisboa.

AIDA Cruises es una línea de cruceros alemana de propiedad estadounidense-británica. El buque AIDAnova es una de sus nuevas construcciones más innovadoras. Posee tecnología ecológica, gracias a la utilización del gas natural licuado (GNL) como medio de propulsión, lo que provoca que las emisiones de partículas y óxidos de azufre se eliminen casi al completo y los óxidos de nitrógeno y las emisiones de CO2 se reduzcan de manera sostenible, por lo que estamos hablando del barco de cruceros más ecológico del mundo.

El buque fue fabricado en Alemania por el astillero Meyer Werft. De sus medidas destaca la eslora de 337 metros, la manga de 42 y un registro bruto superior de 183.000 toneladas. Tiene capacidad para 5.200 personas y cuenta con 2.600 camarotes. La compañía alemana estima que se unirán a la flota AIDA dos barcos adicionales alimentados por gas licuado de baja emisión para 2021 y 2023.

De este modo el AIDAnova comienza su actividad en Tenerife, donde realizará cruceros de siete días entre Canarias y Madeira, más específicamente por los paisajes volcánicos de Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura y el archipiélago portugués de Madeira. A partir del verano de 2019, tendrá nuevos rumbos, ofreciendo las rutas más populares a los visitantes alemanes.

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849