Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

Jueves, 11 Febrero 2016 16:45

¿Cómo se reciclan los electrodomésticos?

Cuando decidimos sustituir alguno de los grandes electrodomésticos de nuestros hogares, neveras, lavadoras, secadoras, etc, nos surge la duda sobre lo que tenemos que hacer para deshacernos de ellos, ya que no se trata de un residuo cualquiera y no podemos tirarlos al contenedor ni abandonarlos en la calle.

Al adquirir un electrodoméstico nuevo la mayoría de los establecimientos se harán cargo del viejo aparato. Si el electrodoméstico está en buen estado también se puede donar o regalar a algún conocido que le pueda servir. Otra opción es venderlo de segunda mano en Internet o en cualquiera de las tiendas que se dedican a este tipo de compra-venta.

En el caso de que los electrodomésticos estén inservibles deberán reciclarse correctamente para que puedan separarse los residuos que contienen. Para ello es preciso llevarlos a los llamados Puntos Limpios o zonas que cada ayuntamiento u organismo habilita para tales prácticas. Algunos municipios, como Santa Cruz de Tenerife, también cuentan con un servicio de recogida de enseres con el que habrá que ponerse de acuerdo sobre el día y la hora de recogida.

En el momento en que decidimos deshacernos de estos electrodomésticos se convierten en Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) y entran en un proceso de tratamiento que sigue varias fases.

En primer lugar, y siempre que resulta posible, se opta por la reparación de los aparatos eléctricos y electrónicos. Cuando esto no es posible son llevados a una planta de tratamiento, donde se localizan los materiales que pueden reciclarse y emplearse para fabricar nuevos productos. Por ejemplo, los metales de hierro se reutilizan para fabricar las estructuras de los coches.

En el proceso de reciclaje, los aparatos eléctricos y electrónicos se desmontan y se procede a descontaminar las sustancias peligrosas que contengan. El proceso implica la recuperación de materiales como plásticos, metales o vidrio para su posterior reciclado, lo que da lugar a un doble ahorro: energético y de materias primas.

Las lámparas, baterías, cables y el resto de los componentes eléctricos son eliminados de los aparatos al comienzo del proceso de reciclaje. Posteriormente, se extraen las sustancias consideradas peligrosas como el mercurio de los interruptores, los tubos de rayos catódicos o los condensadores. Estos materiales peligrosos se procesan por gestores autorizados de modo que algunos son incinerados y otros, como el mercurio o los aceites, se reutilizan.

En una fase denominada valorización energética, se trata de buscar otros usos energéticos a los materiales de los aparatos eléctricos y electrónicos. Por ejemplo, algunos plásticos no se pueden reciclar pero pueden usarse como combustible en plantas de fabricación de cementos.

Cuando los componentes de estos residuos no pueden reutilizarse, reciclarse o usarse para la valorización energética se procede a su eliminación en las plantas de tratamiento de este tipo de enseres.

La tecnología avanza por momentos y sus desechos también. Hoy en día la electrónica es casi de usar y tirar, los ordenadores, tablets y teléfonos móviles se quedan obsoletos en un par de años y, tarde o temprano, terminan en la basura, afirma Carlos Martínez, director de IMF Business School y del Máster Oficial Universitario en Gestión Ambiental.

Publicado en Separación Selectiva

Siempre viene bien recordar algunos consejos que nos permitan ahorrar energía en casa, así que hoy nos detendremos a analizar cómo podemos ahorrar luz en el frigorífico.

Martes, 12 Noviembre 2013 00:00

Cómo reutilizar el agua de la lavadora

Nos pregunta un usuario si conocemos alguna fórmula para reutilizar el agua de la lavadora y hemos pensado que esta información podría interesarnos a todos.

Página 1 de 3

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849