Santa Cruz Limpia

El Blog de Santa Cruz Limpia

El próximo mes de junio se cumplirán tres años de la entrada en vigor de la nueva normativa sobre certificación de la eficiencia energética de viviendas. Este certificado determina la calidad de la vivienda, desde un punto de vista de ahorro energético, desde la A (Favorable) a G (Desfavorable). Se trata de un requisito obligatorio para vender o alquilar viviendas y su validez es de 10 años. 
 
Este certificado, además de la calificación energética de las nuevas construcciones, debe incluir información objetiva sobre sus características energéticas y, en el caso de edificios existentes, las  recomendaciones más adecuadas para la promover la mejora de los niveles óptimos de eficiencia energética del propio inmueble.
 
Un informe del Ministerio de Industria revela que, tras el examen de más de un millón de viviendas, el 84% presenta una calificación energética negativa. Es decir, ocho de cada diez edificios obtienen una calificación energética de D y G en consumo y emisiones, la mayoría de ellos correspondientes a viviendas antiguas construidas antes de que entrara en vigor el nuevo código técnico.
 
Además de los consejos que ya hemos ofrecido en otras ocasiones en este blog sobre ahorro energético, existen otras recomendaciones que conseguirán convertir un hogar con una baja calificación, desde el punto de vista de su eficiencia, en un lugar con un alto control de su gasto energético.
 
El más importante de los consejos tiene que ver con el propio aislamiento de la casa. Así, el uso que  se realice de las puertas y ventanas se traducirá en una mayor o menor eficiencia energética. Son gestos tan sencillos como subir como bajar persianas, correr o descorrer cortinas, aprovechar la luz solar para trabajar, dejar que el sol caliente la habitación durante el día o impedir que el frío entre en la casa durante la noche. Aislar las ventanas es sinónimo de ahorro energético ya que evitará las fugas. El doble acristalamiento en ventanas ayuda a reducir a la mitad el gasto de calefacción, un ahorro que todavía se puede incrementar tomando medidas complementarias.
 
Lógicamente, también hemos de controlar que las ventanas estén bien cerradas y no dejarlas abiertas cuando hace frío más allá de lo necesario para ventilar la casa. Lo mismo se puede aplicar en el caso de las puertas, cuya utilización y correcto aislamiento puede contribuir a evitar la pérdida de entre un 25% y un 30% del calor.
 
Sin embargo, recortar el consumo energético va más allá de puertas y ventanas. En este sentido, un buen aislamiento es esencial para optimizar el rendimiento de los sistemas de calefacción y climatización. Por este motivo, una casa debe tener también un buen aislamiento en techos, paredes y suelos. Para conseguirlo es necesario hacer obras o tener en cuenta su importancia a la hora de planear su construcción. 
 
En el mercado existe un gran cantidad de materiales aislantes para techos, cubiertas, muros y tabiques, con distintos niveles de resistencia. Un aislamiento deficiente en estos elementos puede suponer la pérdida de un 30%  de la energía en el hogar.
 
Por otra parte, contribuir en el gasto energético de la casa con algún tipo de energía alternativa como, por ejemplo, paneles solares térmicos para la producción de agua caliente sanitaria o luz, puede alcanzar ahorros de hasta un 70% en los consumos, por lo que la integración de las energías limpias en las viviendas no sólo es una opción válida sino, incluso, muy recomendable.
 

Según la organización sin ánimo de lucro dedicada a la recuperación de envases en toda España Ecoembes, el 30% del consumo energético nacional se produce por parte de los ciudadanos. De este dato, el 18% corresponde al gasto relacionado con las actividades rutinarias en el hogar y el otro 12% restante al transporte.

Si logramos adoptar una serie de hábitos y costumbres más sostenibles en materia energética, conseguiremos no solo reducir esas facturas que cada mes van en aumento, sino que también se estará contribuyendo en la construcción de un planeta más sustentable.

Para evitar al máximo este tipo de comportamientos, se establecerán a continuación 10 consejos de muy sencilla ejecución que le ayudarán a ir descendiendo poco a poco el gasto energético doméstico.

1. Sustituya bombillas “tradicionales” por otras de bajo consumo. Con esta práctica puede reducir hasta en un 80% el gasto eléctrico. Normalmente, este tipo de bombillas suele tener un coste más elevado así que puede comenzar a ahorrar adquiriendo algunas y colocándolas en los puntos de luz de más uso. Así, podrá trasladar las bombillas “tradicionales” que aún funcionan a otros lugares de menor utilización como pequeñas lámparas de mesa, luces exteriores, etc.

2. Adquiera electrodomésticos cuya etiqueta energética asegure que son de Clase A o A+. Las prestaciones son las mismas y el ahorro energético puede ascender al 70%.

3. Regule su frigorífico para mantener la temperatura del espacio de refrigeración de la nevera a 5ºC y el de congelación a -18ºC. Las neveras son una de las principales fuentes de gasto. Si consigue adoptar esta medida y otras como no introducir alimentos que aún se encuentren calientes o abrir la puerta lo menos posible conseguirá ahorrar más de un 5%.

4. Regule su calentador a 40ºC y estipule unas horas de uso. Esta temperatura es la idónea para la ducha y ahorrando agua caliente estaremos disminuyendo el tiempo de calentamiento y por lo tanto, se ahorrará energía.

5. Compre regletas que permitan la posición off/on. Numerosos electrodomésticos como la televisión, el router de Internet o el teléfono inalámbrico gastan energía de forma continuada aunque no estén en funcionamiento. Este fenómeno se denomina “consumo fantasma” y puede reducirse conectando varios aparatos electrónicos a una misma regleta y conectarla sólo cuando se requiera su uso.

6. Prime el uso del microondas en detrimento del horno tradicional. Existen numerosos alimentos que permiten la posibilidad de ser recalentados o elaborados en estos dos electrodomésticos. Decantarse por el microondas podría suponer un ahorro de entre el 60 y el 70%.

7. Reduzca al máximo el uso del aire acondicionado en verano. Si finalmente decide prenderlo ajuste la temperatura a 26ºC y cierre todas las puertas y ventanas mientras se encuentre en funcionamiento, disminuirá el tiempo que tarda en acondicionase la estancia y con ello el gasto energético.

8. Ajuste la temperatura de la instalación de calefacción a 17ºC en invierno. Cada grado de más supone un incremento del uso energético del 7%.

9. Lave la ropa en frío. El 90% de la energía que se requiere para poner una lavadora se destina al calentamiento del agua. Así, acciones tan sencillas como esta y otras como llenar la capacidad de la lavadora al máximo y utilizar programas ecológicos suponen un gran ahorro energético

10. Adquiera placas de inducción. Si está pensando en renovar su cocina compre este tipo de placas suponen un 20% menos de gasto que las vitrocerámicas tradicionales.

Publicado en Consejos
Los huertos urbanos, tanto los de propiedad municipal como los particulares, representan una vía de contacto con la naturaleza, dentro de las propias ciudades, al mismo tiempo que aportan beneficios educacionales, sociales, ambientales, terapéuticos y, en algunos casos, económicos. Pero las bondades de estos espacios ecológicos urbanos no finalizan aquí, puesto que también permiten entender mejor la naturaleza y valorar la contribución de la agricultura tradicional y ecológica al desarrollo sostenible, además de fomentar la conciencia del reciclaje, de la conservación de los espacios comunes y la convivencia. 
 
Para su creación no resulta necesario disponer de grandes extensiones de terreno y para ello se puede utilizar un solar que esté en desuso, las azoteas de los edificios así como los balcones y terrazas de la propia vivienda.
 
En el caso de los huertos urbanos municipales, la ciudad pionera fue Barcelona que, en 1996, puso en marcha la primera red de huertos urbanos regulados, estableciendo como única condición para convertirse en uno de sus usuarios ser mayor de 65 años y vivir en el distrito donde se encontrara el huerto. El estos casos el acceso a los huertos urbanos se realiza por sorteo, previa inscripción de los interesados en una lista de espera, y los afortunados tienen derecho a cultivar en la parcela que se le ha asignado durante un período determinado de años.
 
Por otra parte, cultivar en casa se plantea como un ejercicio de sostenibilidad, fomentando la formación de ciudadanos más comprometidos con el medio ambiente y más responsables con el consumo. Además, desarrollar un huerto en la propia vivienda representa un recurso educativo muy valioso para los más pequeños, puesto que permite conocer el ciclo de vida de los vegetales y las relaciones entre distintos seres vivos. A ello hay que añadirle que esta actividad proporciona alimentos sanos, nutritivos y sabrosos de los que se conoce su origen y desarrollo.
 
Este tipo de huertos se pueden desarrollar en balcones, terrazas o patios utilizando recipientes para el cultivo. Los únicos requerimientos que se precisan son disponer de un lugar con luz directa durante las horas que necesitan las diferentes especies vegetales y agua.
 
Los recipientes que podemos usar para cultivar en estos espacios urbanos sin suelo pueden ser muy variados: jardineras, macetas, mesas de cultivo, recipientes a partir de materiales reciclados y otros  fabricados utilizando bloques de construcción, madera u otros materiales.
 
En las grandes superficies comerciales de bricolaje se pueden encontrar diferentes estructuras de madera, pvc o metal específicamente diseñadas para realizar estas labores, que cuentan con accesorios como programadores de riego por goteo, sistemas de invernadero, etc. Entre estas estructuras destacan las mesas de cultivo puesto que, al tratarse de contenedores elevados sobre cuatro patas, su altura ayuda a trabajar sobre ellas de una manera más cómoda.
 
Rábano, cebolla, lechuga, zanahoria, tomate, berenjena, pimiento, pepino, espinaca, judía, fresa y ajo son algunos de los cultivos que mejor se adaptan a los huertos urbanos domésticos, aunque el número de variedades se amplía muchísimo en el caso de los huertos urbanos realizados sobre el propio suelo. 
 

El Parque Científico y Tecnológico de Tenerife (PCTT) podrá experimentar las ventajas y beneficios de la conducción de un vehículo 100% eléctrico, que ha sido presentado por el presidente de la Corporación insular, Carlos Alonso; el consejero insular de Economía, Competitividad e Innovación, Antonio García Marichal; el director de Relaciones Institucionales y Comunicación de Cajasiete, José Manuel Garrido; el director para Canarias de Ferrovial Agroman, Ricardo Pérez, y el gerente de dicha empresa, Alberto Évora.

Publicado en Campañas
Página 1 de 6

Localización

Avda. Tres de Mayo, 40 2º
38005 Santa Cruz de Tenerife

Cómo llegar en guagua: líneas urbanas 232, 233, 238, 905, 920, 921, 934, 937

Contacte con nosotros

Contacte y resuelva sus dudas

  • Teléfono: 922 224 849